Loader
¿Es una enfermedad real o imaginaria?

¿No sabes cuál es tu problema de salud? Esto es lo que debes hacer

Profesionales de la salud brindan sus recomendaciones para tratar de llegar a un diagnóstico certero cuando no encuentran la razón médica de tus molestias

Photo
El dolor es un síntoma subjetivo que puede deberse a muchas causas. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

El doctor Manuel F. Mas Rodríguez, fisiatra del Hospital HIMA San Pablo y especialista en la rehabilitación de pacientes con lesiones cerebrales y espasticidad; y el doctor Alfonso Martínez Taboas, psicólogo clínico y catedrático de la Universidad Albizu, recomiendan que cualquier persona que tenga síntomas o molestias persistentes acuda al médico para que este le realice la evaluación pertinente que le permita indagar sobre su salud.

“Las recomendaciones incluyen primero visitar a su médico primario para una evaluación, comenzar un diagnóstico y los posibles referidos a otros especialistas”, señala Mas Rodríguez, mientras agrega que, cuando visite al médico, el paciente debe llevar toda la información posible relacionada al historial de la condición y pruebas o evaluaciones ya realizadas.

“Esto incluye resultado de cualquier prueba realizada, ya sea de laboratorio, radiológica u otra, notas de otros clínicos y medicamentos que usen”. En el proceso, se repasa historial familiar y se toma tiempo para realizar una entrevista exhaustiva con el profesional de la salud, que arroje luz sobre datos que pueden ser importantes para establecer un diagnóstico certero.

¿Es necesaria una segunda opinión? Puede ser. El doctor Mas Rodríguez añade que se pueden visitar centros académicos en la isla para una segunda opinión, si es necesaria.

Por su lado, el doctor Martínez Taboas enfatiza que “si el médico me explica que me hizo los análisis que había que hacer y yo tengo confianza en ese médico y en su peritaje, y me dice que lo que está pasando es transitorio o que le ocurre a mucha gente y no es grave, pues lo más sensato es confiar en ese médico y no irse de allí pensando que se equivocó o que no pudo identificar el problema, porque estoy añadiendo una incertidumbre donde no la hay”.

“Tener una condición no diagnosticada puede tener un gran efecto emocional y psicológico para el paciente y su familia. Esto se debe, en parte, al posible miedo a lo desconocido”, aduce el doctor Mas Rodríguez, al explicar que es natural que el paciente pueda pensar lo peor cuando no se encuentra rápido un diagnóstico. A esto se añade el estigma que pudiera sentir, ya sea por su familia, los clínicos y su entorno, dando a entender que la condición no es real o que tenga un trastorno de ansiedad por enfermedad, un trastorno del síntoma somático o un desorden de conversión. Por esta razón, el paciente debería tener un buen apoyo familiar y de su entorno durante el proceso, ya que puede ser difícil y agotador.

“Por último, aunque sea difícil, se recomienda ser paciente durante todo el proceso, ya que la persona está a riesgo de desarrollar desórdenes emocionales”, advierte el fisiatra.

Asistir a un profesional de la salud mental para que pueda ayudar a manejar los estresores durante este proceso, también puede ser de ayuda.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba