Loader
Sigue las recomendaciones

Ocho factores de riesgo cardiovascular para mantener bajo control

Conoce qué puedes hacer como parte de tu rutina diaria para mantener el motor de tu cuerpo sano

Los adelantos médicos, aunque ayudan a controlar las enfermedades cardiovasculares, la buena salud depende, en gran medida, de que las personas pongan de su parte.(Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Para dar amor a los demás, primero tenemos que darnos amor a nosotros mismos. Y para ello, lo principal es cuidar de nuestra salud, en especial nuestro corazón.

El corazón actúa como una bomba que impulsa la sangre hacia los órganos, tejidos y células del organismo. Además, suministra oxígeno y nutrientes a cada célula y recoge el dióxido de carbono y las sustancias de desecho producidas por esas células.

El doctor Héctor Rodríguez Medina, médico de familia, con oficinas en NeoMed Center, en Gurabo, explica que si el flujo de sangre al corazón disminuye o se detiene o el ritmo de los latidos se altera, podría peligrar la vida. “Las enfermedades cardiovasculares son aquellas que afectan al corazón o a los vasos sanguíneos. Aunque se han tomado medidas para informar a la gente sobre sus causas y su prevención, siguen siendo la principal causa de muerte en Estados Unidos”, afirma.

Según Rodríguez Medina, Board Certified por la Academia Americana de Médicos de Familia, los adelantos médicos, aunque ayudan a controlar las enfermedades cardiovasculares, la buena salud depende, en gran medida, de que las personas pongan de su parte.

“Mucha gente, cuando se trata de su propio cuerpo, lo alimenta con comidas que contienen mucha grasa y sal, fuman, beben mucho alcohol y no hacen ejercicio de forma regular. El corazón es el motor de nuestro cuerpo; debemos cuidarlo, controlando los factores de riesgo”, subraya.

El doctor destaca ocho factores de riesgo que, si se mantienen bajo control, pueden contribuir a lograr una buena salud cardiovascular.

  1. Mantén un peso saludable: Es importante que alcances un peso saludable y lo mantengas. Lleva una buena nutrición, baja en grasa y azúcares. “El sobrepeso y la obesidad están relacionadas con una mayor incidencia de enfermedades relacionadas al corazón”, apunta.
  2. Disminuye la ingesta de alcohol: La Asociación Americana del Corazón recomienda, como máximo, un trago al día para mujeres y dos para hombres, para que el riesgo de enfermedades del corazón y ataque cerebral baje.
  3. Actividad física: Hay que realizar actividad física con regularidad. La Asociación Americana del Corazón recomienda hacer, por lo menos, 150 minutos de actividad física a la semana de intensidad moderada, como caminar. “Puedes dividirlo en 30 minutos cada día. Si no puedes hacerlos de una sola vez, lo divides en tres segmentos de 10 minutos cada uno. También puedes hacer 75 minutos de ejercicio vigoroso por semana, como correr, aeróbicos u otros”, sostiene el galeno.
  4. Deja de fumar: Si fumas o estás expuesto al humo que generan otras personas (humo pasivo o de segunda mano), debes evitarlo, ya que aumenta el riesgo de tener enfermedades relacionadas al corazón y ataque cerebral. “Y si ya tienes hipertensión, fumar contribuye al descontrol”, agrega. Si fumas, busca ayuda para dejar de hacerlo. Tan pronto como dejes de fumar, el riesgo de enfermedad del corazón y ataque cerebral comienza a bajar.
  5. Controla tu presión arterial: “Tener la presión alta afecta el funcionamiento normal del sistema cardiovascular, incluyendo el corazón, haciendo que este se esfuerce más de lo usual, lo que contribuye al desarrollo de enfermedades cardiovasculares”, advierte el doctor, a la vez que aconseja que te midas la presión arterial periódicamente. “La Asociación Americana del Corazón recomienda que se mantenga la presión arterial en menos de 130/80”.
  6. Reduce los niveles de estrés: “Se ha visto en estudios que tener niveles altos de estrés, aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares. El dormir alrededor de ocho horas diarias contribuye a bajar los niveles de estrés”, observa el médico de familia.
  7. Vigila tu nivel de azúcar en la sangre: Es importante que conozcas cuál es tu valor de glucosa en la sangre en ayunas o la hemoglobina glucosilada. Para esto, debes hacerte pruebas de laboratorio: si no eres diabético una vez al año y si eres prediabético o diabético, dos veces al año. “Si eres diabético, debes hacerte el monitoreo de la azúcar en tu casa según las indicaciones médicas”.
  8. Controla el colesterol: Tu cuerpo genera el colesterol que necesitas y tiene su función importante en el cuerpo. Pero tener demasiado colesterol en la sangre puede llevar a un mayor riesgo de sufrir una enfermedad del corazón o un ataque cerebral.
  • Compartir esta nota:

Comentarios

    Dejar comentario
    Volver Arriba