Loader
Efectos en el ambiente y la salud

PFAS: los químicos persistentes que pueden afectar tu salud, sin que lo sepas

La Agencia de Protección Ambiental anunció un plan comprensivo para regular los perfluoroalquilos. Conoce qué puedes hacer para evitar la sobrexposición

  • Por Redacción de Por Dentro
  • 14 FEB. 2019 - 4:52 PM
Photo
En Puerto Rico se ha identificado contaminación con los químicos PFAS en agua potable. (Imani / Unsplash)
  • Compartir esta nota:

De acuerdo con la Agencia para Sustancias Tóxicas y el Registro de Enfermedades, adscrita a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), los perfluoroalquilos (PFAS, por sus siglas en inglés) son una familia de sustancias químicas sintéticas que no existen en forma natural en el ambiente.

Dentro de estos, desde la década de 1950, en los Estados Unidos han sido consistentemente producidos en grandes cantidades el ácido perfluorooctanoico (PFOA) y el sulfonato de perfluorooctano (PFOS). Sus usos varían e incluyen desde la protección de la superficie de ciertos artículos, como alfombras, ropa y otros, hasta en la espuma para apagar los incendios, en los artículos de cocina “non-stick” y hasta en ciertos cosméticos.

A pesar de que las compañías de manufactura han cesado la producción de algunos PFAS o han empezado a cambiar los procesos de manufactura para reducir descargas al ambiente y las cantidades de estas sustancias en artículos de consumo, la realidad es que la exposición a estos químicos ha ido en aumento y, de acuerdo al Environmental Working Group, existen, al día de hoy, 94 áreas identificadas como contaminadas con PFAS en 22 estados de Estados Unidos, incluyendo plantas industriales, vertederos, bases militares y aeropuertos, entre otras, así como recursos de agua potable contaminados en 33 estados y en Puerto Rico.

No obstante, aunque se han dejado de producir algunas de estas sustancias, muchas  han sido sustituidas por otras con los mismos efectos a largo plazo para el ambiente y la salud como es el caso de los GenX. Desde el año 2006, la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) ha aprobado alrededor de 300 nuevos químicos PFAS y regulado unos 200 con valores y criterios de evaluación basados en la salud humana, de acuerdo con el Consejo Interstatal de Regulación y Tecnología (ITRC, por sus siglas en inglés), una coalición interestatal que trabaja para reducir las barreras del uso innovador del aire, el agua los desperdicios y las tecnologías y procesos de remediación ambiental.

Existen miles de PFAS en uso a nivel mundial.

Para atender esta situación, cuyos efectos se han ido incrementando, la EPA anunció un plan comprensivo para regular más fuertemente y mitigar los efectos nocivos de los PFAS en la salud y en el ambiente. Sin embargo, diversos grupos, incluyendo el ITRC, han llamado la atención a que estos esfuerzos no son suficientes para atender la amenaza que suponen estos químicos y recalcan que la EPA está, en ciertas instancias, minimizando los daños que los PFAS pueden ocasionar, sobre todo a la salud.

De hecho, un estudio publicado en el 2018 -y que había sido previamente bloqueado por la administración de Donald Trump- halló que estos químicos pueden poner en peligro la salud humana en niveles de 7 a 10 veces menores que las reportadas seguras por la EPA. Este revela serios problemas, puesto que los niveles considerados aceptables podrían afectar la salud de aquellos más vulnerables.

Estas declaraciones se han estado discutiendo en las redes sociales y muchos mencionan que el anuncio de la EPA debió haber incluido, por ejemplo, límites de PFAS en el agua potable. El administrador de la EPA, Andrew R. Wheeler, recalcó que la agencia tiene la “intención de hacerlo pronto” y así se puede ver en la página oficial de la agencia que establece que “la EPA está evaluando el PFOA y el PFOS como contaminantes del agua potable, de acuerdo con el proceso requerido por la Ley de Agua Potable Segura (SDWA, por sus siglas en inglés). Para regular un contaminante conforme a la SDWA, la EPA debe comprobar que: (1) este puede tener efectos adversos en la salud; (2) ocurre con frecuencia (o existe una probabilidad sustancial de que ocurra con frecuencia) a niveles preocupantes para la salud pública; y (3) existe una oportunidad significativa de reducir los riesgos para la salud de las personas que utilizan los sistemas de agua públicos”.

A continuación, la Agencia para Sustancias Tóxicas y el Registro de Enfermedades contesta las preguntas más comunes sobre los PFAS.

¿Qué les sucede a los PFAS cuando entran al medio ambiente?

  • Se pueden encontrar PFAS en el aire, el suelo y el agua luego de ser liberados durante la manufactura, uso o disposición de productos que contienen estas sustancias o durante su propia manufactura. También pueden formarse en el ambiente cuando otras sustancias químicas relacionadas se degradan.
  • Se degradan muy lentamente en el aire, pero caen al suelo dentro de días a semanas.
  • No se degradan en el agua o el suelo y pueden ser transportados largas distancias.

¿Cómo puede ocurrir la exposición a los PFAS?

La exposición a PFAS es extensa. Algunas de estas sustancias como los PFOA, los PFOS, el ácido perfluorononanoico (PFNA) y el ácido perfluorohexano sulfónico (PFHxS) han sido detectados en 95 a 100% de muestras de sangre de la población de los Estados Unidos en 1999-2000 y 2003-2004. Datos más recientes aún indican una extensa exposición; sin embargo, los niveles de estas sustancias en la sangre parecen estar disminuyendo.

¿Cómo puedes exponerte a los PFAS?

  • A través del aire
  • A través del polvo en el interior de viviendas
  • A través de los alimentos
  • A través del agua
  • A través de algunos productos de consumo
  • Los alimentos son la fuente principal de exposición a PFOS y PFOS. La leche materna de seres humanos puede contribuir a la exposición de niños, ya que estas sustancias se encuentran en leche materna. Las alfombras tratadas con PFAS pueden ser fuentes de exposición importantes para niños.

¿Cómo pueden afectar mi salud los PFAS?

Hay muchos estudios en seres humanos que han examinado la posible relación entre niveles de PFAS en la sangre y sus efectos adversos sobre la salud. Pero, es difícil interpretar los resultados, ya que no son consistentes, mientras algunos estudios describen un efecto, otros no han encontrado el mismo efecto.

  • Los estudios en seres humanos sugieren que aumentos en los niveles de colesterol en la sangre están asociados con niveles altos de PFOA y PFOS en la sangre.
  • También hay indicaciones de que los niveles de PFOA o PFOS en la sangre pueden estar asociados con un aumento de los niveles de ácido úrico, lo que, a su vez, puede estar asociado con un aumento de la presión sanguínea.
  • La exposición a PFOA y PFOS también puede dañar al hígado.
  • Los seres humanos y los animales reaccionan en forma diferente a PFOA y PFOS y no todos los efectos que se observan en ratas y ratones pueden ocurrir en seres humanos. El hígado parece ser el órgano más sensible en animales que ingieren PFAS.
  • Estudios en ratones encontraron que el sistema inmunitario es especialmente sensible a PFOA y PFOS.
  • Los trabajadores en plantas que fabrican o usan PFAS pueden estar expuestos a cantidades más altas y tener niveles de estas sustancias en la sangre más elevados. Algunas comunidades cerca de plantas en las que se fabricaron PFOA y PFOS estuvieron expuestas a niveles altos de estas sustancias en el agua potable.

Las recomendaciones de la EPA se basan en estudios revisados por colegas sobre los efectos del PFOA y el PFOS en animales de laboratorio (ratas y ratones), así como en estudios epidemiológicos de poblaciones humanas que han sido expuestas a sustancias PFAS. Estos estudios indican que la exposición a PFOA y PFOS por encima de ciertos niveles puede resultar en efectos adversos para la salud, incluidos:

  • Efectos en el desarrollo del feto durante el embarazo, o en los bebés que son amamantados (por ejemplo, bajo peso al nacer, pubertad acelerada, variaciones esqueléticas)
  • Cáncer (por ejemplo, testicular y renal)
  • Efectos en el hígado (como daño a los tejidos)
  • Efectos inmunológicos (como la producción de anticuerpos e inmunidad)
  • Efectos en la tiroides
  • Otros efectos (como cambios en el colesterol)

¿Qué posibilidades hay de que los PFAS produzcan cáncer?

Si bien no hay evidencia conclusiva que indique que los PFAS producen cáncer en seres humanos, algunos estudios han descrito aumentos de cáncer de la próstata y de la vejiga en trabajadores, pero la causa es incierta.

Ratas que ingirieron PFOA y PFOA durante largo tiempo desarrollaron tumores. Sin embargo, basado en las diferencias que existen entre ratas y seres humanos, los científicos no han determinado con certeza si esto también puede ocurrir en seres humanos.

La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer y el Departamento de Salud y Servicios Humanos federal aún no han evaluado la carcinogenicidad de los PFAS. La EPA inició una evaluación.

¿Cómo pueden los PFAS afectar a los niños?

Algunos estudios de la población general y de gente que vivía cerca de una planta de manufactura de PFOA han encontrado que niveles altos de PFOA o PFOS en la sangre están asociados con bajo peso de nacimiento. Sin embargo, el decremento es pequeño y puede que no afecte la salud del niño.

Un estudio de niños expuestos a niveles altos de PFOA en el agua potable encontró aumentos de colesterol en la sangre, similar a lo que se encontró en adultos.

En crías de ratas y ratones expuestos a PFOA o PFOS se encontraron defectos de nacimiento, retardo del desarrollo y muertes tempranas; sin embargo, estos efectos no se observaron en animales expuestos a ácido perfluorobutírico (PFBA) o PFHxS. Los científicos no creen que los efectos observados en ratas y ratones expuestos a PFOA o PFOS son aplicables a seres humanos.

¿Cómo pueden las familias reducir el riesgo de exposición a perfluoroalquilos?

  • Las familias pueden decidir no usar productos que contienen PFAS.
  • Las familias cuya agua de grifo o de manantiales contiene PFAS pueden decidir beber o cocinar con agua en botella. Instalar filtros de carbón activado puede eliminar efectivamente estos químicos del agua potable.
  • Compartir esta nota:
Volver Arriba