Loader
Nutrición

¿Por qué es importante controlar tus comidas los días previos a la cena de Navidad?

En Navidad existen mayores excesos en cuanto a comida y bebida, ocasionando que la ingesta y cantidad energética de los productos incremente nuestro peso corporal

  • Por El Comercio / GDA
  • 21 DIC. 2018 - 10:32 AM
Photo
Este 24 de diciembre debes balancear tu desayuno, almuerzo y meriendas para llegar a la cena en las mejores condiciones. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Si hay algo que muchos esperan con ansias al llegar diciembre es, sin dudas, la deliciosa cena de Navidad, donde toda la familia se reúne para brindar y compartir un grato momento, y en la que el lechón, las ensaladas, los pasteles y el arroz son los grandes protagonistas de la mesa. Sin embargo, esta también representa un exceso de comida durante la noche y muy pocos son los que piensan en cuidarse días antes para así disfrutar mejor.

Es aquí donde llevar una dieta balanceada y saludable con miras a la Nochebuena es una gran alternativa para luego no sufrir de malestares estomacales o aumentar de peso.

Durante esta época del año es fundamental que se planifiquen no solo los alimentos de la cena de Navidad, sino también, las comidas de días previos a las festividades. De esa manera, se controlan el consumo de comidas altas en grasas y azúcares, balanceando nuestra ingesta de calorías, pudiendo evitar así un incremento del peso corporal, aseguró Patricia Chavez, nutricionista.

Ella explica que cuando una persona no está hidratada correctamente, su organismo puede confundir la necesidad de agua con la de alimento, por lo que recomienda tener clara la diferencia y no dejar de beber entre 7 y 8 vasos de agua al día y más aún en estos días festivos.

Es vital, también, que durante estas semanas mantengas una alimentación balanceada y rica en fibra eligiendo frutas que se puedan consumir de preferencia con su cáscara, (melocotón, manzana, pera y otras), verduras de diversos colores entre cocidas y crudas, carbohidratos de buena calidad como papa o camote sin pelar. La avena, arroz integral o sopas, así como proteínas (pollo, huevos, pavo, pescado y otras), grasas buenas (frutos secos, aguacates, aceites vegetales y otros), deben estar presentes en tus comidas.

Es así, que, este 24 de diciembre debes tener presente el balancear tu desayuno, almuerzo y meriendas para llegar a la cena en las mejores condiciones. La especialista Ana Veliz, jefa del departamento de Nutrición de la Clínica Anglo Americana, asegura que, cuidando lo que comas podrás darte un gustito más en la mesa.

De esta manera, tu cena de Navidad podrá incluir cerdo (cuidando la cantidad de complementos de salsa y relleno que pongas en tu plato), verduras para aportar fibra, poca cantidad de arroz y una copa de vino tinto que ayuda a la digestión.

Es importante recordar que, para mantener un estilo de vida saludable, la alimentación balanceada se debe complementar con actividad física, por lo menos 30 minutos diariamente.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba