Loader
Conoce si tu hijo crece adecuadamente

¿Por qué mi hijo no crece?

La respuesta puede ser una deficiencia en la hormona de crecimiento

Photo
La causa de que el niño no crezca como debería sea una deficiencia en la hormona del crecimiento. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Una de las muchas responsabilidades de ser padres es velar por el sano desarrollo de los hijos. En el aspecto físico, “el crecimiento es, muchas veces, motivo de preocupación porque los padres observan que no es comparable al de otros niños, es decir, no crecen mucho o notan que con el pasar del tiempo siguen en el mismo tamaño de ropa”, expresó el doctor Carlos Leyva, elendocrinólogo pediátrico.

Pero, ¿cómo se establece que es un crecimiento normal y cuál no? Según el sitio web kidshealth.org, de la Fundación Nemours, los niños y los adolescentes crecen y atraviesan la pubertad en momentos diferentes. En las niñas, se suele iniciar entre los 7 y los 13 años. La mayoría de los niños la suelen iniciar un poco más tarde (entre los 9 y los 15 años). La Organización Mundial de la Salud define la pubertad como el comienzo del pasaje de la niñez a la adolescencia, lo que implica cambios físicos y hormonales.

Es posible que la causa de que el niño no crezca como debería sea una deficiencia en la hormona del crecimiento. De acuerdo con el sitio web de Medline Plus, de los Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos, la hipófisis o glándula pituitaria, controla el equilibrio de las hormonas del cuerpo. También produce la hormona del crecimiento, la cual hace que un niño crezca. Para saber si tu hijo crece adecuadamente, el pediatra o médico primario le realiza un examen físico (peso, estatura y proporciones corporales). Esta data se utiliza para las curvas de crecimiento, las que el endocrinólogo pediátrico destacó como imprescindibles para monitorear el desarrollo del niño, a la vez que exhortó a los padres a solicitarlas al pediatra o médico primario en cada cita médica. Más que la estatura, el doctor Leyva distinguió a la velocidad en el crecimiento como el factor que alza bandera para determinar un problema de crecimiento.

Como existen varias condiciones que pueden impactar el crecimiento, primero se realizan las pruebas de base, como por ejemplo, la de tiroides para descartar hipotiroidismo; CBC para asegurarse de que no sea anemia o que la hemoglobina esté baja; química y una orina para verificar si los riñones están bien así como el balance del potasio; set rate, una prueba de sangre que puede indicar alguna inflamación en el cuerpo; y una radiografía de la mano izquierda llamada edad ósea (bone age) que determina cuánto espacio entre los huesos tiene el paciente para poder crecer.

 “Una vez se han explorado si no hay otras causas para el crecimiento insuficiente, se realizan las pruebas de los factores de crecimiento; estas son IGF-1 (factor de crecimiento insulinoide) e  IGFBP-3 (proteína 3 de fijación del factor de crecimiento insulinoide)”, indicó el endocrinólogo pediátrico.

Si estas dos pruebas marcan valores bajos, son indicadoras de que existe un déficit de la hormona de crecimiento y se procede a realizar la prueba de estimulación de la hormona de crecimiento. Incluso, si los resultados de las pruebas de los factores de crecimiento son normales pero el crecimiento continua afectado, también se procede a la prueba.

El doctor Leyva explicó que, para hacer esta prueba se utilizan varios medicamentos que estimulan que la hormona de crecimiento que produce el paciente salga a su potencial máximo. Dependiendo del protocolo que utilice el endocrinólogo pediátrico, los medicamentos se suministran por vena o por boca y se toman de tres a cinco muestras o niveles de la hormona de crecimiento. Si ninguna de esas tres o cinco muestras sobrepasa el nivel de valor de 10 -que es el más alto- significa que tiene la deficiencia.

Una vez los exámenes comprueban la deficiencia o defecto de la hormona, el tratamiento consiste en suministrar un medicamento con la hormona de crecimiento.

“El propósito de la terapia es que el paciente llegue a su potencial genético; de no darle el tratamiento, estará por debajo de la estatura esperada genéticamente”, enfatizó el doctor Leyva.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba