Loader
Prevención

Salud aclara que no hay brote de dengue, pero no bajes la guardia

Son 120 los casos reportados y no más de 1,000 como se había comunicado

  • Por Redacción de Por Dentro
  • 09 ABR. 2020 - 11:45 AM
Photo
Siempre utiliza los repelentes de insectos según las instrucciones. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

El doctor David Capó, director de la Oficina de Epidemiología del Departamento de Salud, aclaró que el número dado en la mañana de hoy sobre los casos de dengue en la isla, no asciende a mil, sino a 120. Capó reconoció que, por un error humano, ofreció un número que no refleja la estadística que tiene el Departamento de Salud, pero tras reunirse con su equipo de epidemiología, pudo validar las cifras oficiales.

Dicha aclaración surge, luego de que el epidemiólogo declarara en una entrevista de radio que los casos habían superado la cifra de mil, número que resulta de la proporción estimada de casos asintomáticos por cada caso confirmado. A pesar de que la tendencia de casos de dengue en la isla refleja un aumento sostenido, actualmente no se podría indicar que exista brote alguno.

“En la actualidad, los casos confirmados de dengue en Puerto Rico alcanzan los 120. Este no es un número alarmante ni mucho menos se considera un brote, pero nos mantenemos vigilantes a las tendencias y estadísticas. Nuestro enfoque es atacar y minimizar los efectos de todo lo que atente contra la salud del pueblo de Puerto Rico. A pesar de que estamos enfocados en el COVID-19, no minimizaremos los esfuerzos para atender cualquier situación salubrista que sea amenaza para la salud del pueblo”, subrayó el doctor Capó.

Aun así, el dengue es un desafío que complicaría el panorama actual ante el coronavirus, por lo tanto, no bajes la guardia.

Según la autoridad sanitaria local, el dengue es un problema de salud pública que puede afectar a toda la población. El virus se desarrolla, mayormente, en los países tropicales, como es nuestro caso. Se trata de una enfermedad viral aguda que se transmite a través de la picadura del mosquito Aedes aegypti.

Este es un mosquito urbano, que vive en las comunidades y que prefiere lugares sombreados y frescos. Este mosquito se puede criar en cualquier envase o recipiente que pueda llenarse con agua, ya sea por las personas o por agua de lluvia.

Existen cuatro tipos del virus del dengue (DEN1, DEN2, DEN3 y DEN4). La persona infectada por uno de ellos queda inmunizada de ese tipo de virus, pero no de los otros tres. Según el Departamento de Salud, en la isla se han reportado casos de los cuatro grupos.

Cómo se contagia

Los virus de dengue se transmiten a las personas por medio de la picadura de un mosquito de la especie Aedes infectado (Ae. aegypti o Ae. albopictus). Estos mosquitos también transmiten el virus del Zika y el chikunguña, entre otros virus.

Síntomas

Aquellos afectados por el dengue tendrán: fiebre alta; dolor en los músculos, en las articulaciones y la cabeza; y erupciones en la piel.

Complicaciones

Si a los síntomas antes mencionados se les une la presencia de hemorragias (sangrado nasal, en las encías o en las heces fecales, vómitos con sangre o hematomas en la piel), podría ser un caso de dengue hemorrágico. Esto puede provocar un estado de trauma y hasta la muerte. 

Quién está en riesgo

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por su siglas en inglés) cerca de uno de cada 20 personas que se enferman con dengue, presenta dengue grave, que es un tipo de enfermedad más seria que puede causar shock, hemorragia interna e incluso la muerte. Aquellas personas que hayan tenido una infección de dengue anteriormente, es más probable de presentar dengue grave. De la misma forma, los bebés y las mujeres embarazadas tienen mayor riesgo de presentar este tipo de dengue.

Cuándo hay que buscar ayuda

Una persona que tenga síntomas o sospeche que tiene dengue, debe acudir a su médico primario inmediatamente. De esta manera, se podrá obtener un diagnóstico temprano y reducir el riesgo de complicaciones. 

Tratamiento

No existe un medicamento para tratar el dengue. La persona afectada debe descansar todo lo que pueda, a la vez que trata de control la fiebre que tendrá. Siempre recordando que no debe tomar ibuprofeno, aspirina o medicamentos que contengan aspirina. Por otro lado, el paciente debe evitar la deshidratación que ocurre cuando una persona pierde demasiado líquido por una fiebre, vómitos o diarrea, por lo que es importante tomar mucho líquido.

Prevención

Los CDC ofrecen los siguientes consejos para evitar las picadas de los mosquitos:

1. Usa camisas de manga larga y pantalones largos.

2. Siempre utiliza los repelentes de insectos según las instrucciones.

3. Reaplica el repelente de insectos según las indicaciones.

4. No apliques repelentes en la piel debajo de la ropa.

5. Si también usas filtro solar, aplícate el filtro solar primero y después el repelente de insectos.

Consejos para cuidar a los bebés y niños

1. Siempre sigue las instrucciones cuando apliques repelente de insectos a los niños.

2. No les apliques repelente de insectos a los bebés de menos de 2 meses.

3. No le apliques el repelente de insectos al niño en las manos, los ojos, la boca o en la piel irritada o cortada. Para aplicar el repelente, pon una cantidad en tus manos y luego aplíquenselo al niño en la cara.

4. No utilices productos que contengan aceite de eucalipto de limón (OLE) o para-mentano-diol (PMD) en niños menores de 3 años. Los CDC y la EPA señalan que al desconocer la efectividad de los repelentes de insectos no registrados en la EPA, incluyendo algunos repelentes naturales, solo recomiendan usar de repelentes de insectos registrados en la EPA.

5. Viste al niño con ropa que le cubra los brazos y las piernas.

6. Cubre la cuna, el cochecito y el portabebé con un mosquitero.

7. Toma medidas para controlar los mosquitos dentro y fuera de tu casa.

8. Usa mallas para ventanas y puertas.

9. Repara los agujeros en las mallas para que no entren los mosquitos.

10. Duerme con mosquitero o mallas en las puertas y ventanas, o si duermes afuera.

11. Una vez a la semana, vacía, restriega, da vuelta, cubre o tira cualquier elemento que acumule agua como gomas, cubos, floreros, juguetes, bebederos de aves, platos de macetas y contenedores de basura. Verifica dentro y fuera de tu casa. Los mosquitos ponen sus huevos cerca del agua.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba