Loader
Alergias

¿Cómo reconocer el medicamento indicado para tu alergia?

El médico o farmacéutico puede recomendarte remedios, ya sean de venta con receta o sin ella, para mitigar los síntomas

  • Por Por Dentro
  • 12 AGO. 2017 - 12:00 AM
Photo
Una alergia es la reacción del cuerpo a una sustancia que ha identificado como un invasor. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

El conteo de polen se ha disparado hasta las nubes. Estás estornudando, tienes comezón en los ojos y te sientes muy mal. Las alergias estacionales son enfermedades reales que pueden interferir con el trabajo, la escuela o la diversión. Las alergias también pueden desencadenar o empeorar el asma y causar otros problemas de salud, tales como sinusitis e infecciones del oído en los niños.

Una alergia es la reacción del cuerpo a una sustancia que ha identificado como un invasor. Si padeces alergias y encuentras un factor desencadenante llamado alergeno tu sistema inmunológico lo combate liberando sustancias químicas llamadas histaminas (de ahí el término “antihistamínicos”). Las histaminas causan síntomas tales como: picazón y estornudos repetidos, y ojos llorosos.

Como no siempre puedes permanecer encerrado cuando el conteo de polen es alto, el médico o farmacéutico puede recomendarte medicamentos, ya sean de venta con receta o sin ella, para mitigar los síntomas.

Los antihistamínicos reducen u obstruyen las histaminas causantes de los síntomas y están disponibles en muchas presentaciones, entre ellas comprimidos y jarabes. Muchos antihistamínicos orales están disponibles a la venta sin receta médica (OTC, en inglés) y como marcas genéricas. Al escoger un antihistamínico de venta libre, los pacientes deben leer la etiqueta de información farmacológica con atención y seguir las instrucciones de dosificación. Algunos antihistamínicos pueden causar somnolencia e interfieren con la capacidad para conducir o manejar maquinaria pesada, como un vehículo. Hay otros antihistamínicos que no tienen este efecto secundario; no son sedantes. Algunos antihistamínicos no sedantes están disponibles con receta médica.

Los corticoides nasales normalmente se rocían adentro de la nariz una o dos veces al día para tratar la inflamación. Los efectos secundarios pueden incluir ardor en la nariz.

Los descongestionantes son medicamentos disponibles con o sin receta, y vienen en presentación oral y de aerosol nasal. A veces se recomiendan en combinación con antihistamínicos, los cuales no tienen ningún efecto sobre la congestión nasal por sí solos.

Los medicamentos que contienen pseudoefedrina están disponibles sin receta médica, pero son guardados detrás del mostrador de la farmacia para evitar que se usen para elaborar metanfetamina, un estimulante poderoso y altamente adictivo que con frecuencia se produce de manera ilegal en laboratorios caseros. Uno debe pedirlos y mostrar una identificación al farmacéutico para adquirir medicamentos con pseudoefedrina.

Usar gotas y aerosoles anticongestivos para la nariz por más de unos cuantos días puede tener un efecto de “rebote”, en el que la congestión nasal puede empeorar. Estos medicamentos son más útiles cuando se usan a corto plazo para aliviar la congestión nasal. La inmunoterapia puede ayudar si otros medicamentos no alivian los síntomas.

Fuente: Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA)

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba