Loader
Nutrición

¿Qué se esconde detrás del verde?

Propiedades y beneficios al ingerir frutas y vegetales de este color

  • Por Servicios combinados
  • 27 MAR. 2019 - 07:00 AM
Photo
Las frutas y vegetales verdes son una gran fuente de fibra. (S O C I A L . C U T / Unsplash)
  • Compartir esta nota:

Las frutas y vegetales de color verde deben su color a la alta presencia de clorofila, y ésta ayuda a la desintoxicación del organismo. Además, es un excelente antioxidante natural. Son una gran fuente de fibra, buena para mantener en movimiento nuestro sistema digestivo y prevenir el estreñimiento.

Tienen sulforafano y fitoquímicos, que ayudan a prevenir el desarrollo del cáncer. Además, contienen luteína, zeaxantina y vitamina K, que ayudan a prevenir problemas con la visión y osteoporosis. También tienen vitaminas A, B, C y B9, además de ácido fólico, calcio, hierro, potasio y minerales.

Mejoran el sistema circulatorio, disminuyen el colesterol, triglicéridos, enfermedades cardiovasculares y fortalecen el sistema inmune. Los vegetales de color verde oscuro son ricos en magnesio, lo que ayuda a mantener el funcionamiento normal de músculos y nervios.

Kiwi 

Ayuda a producir estrógenos, ideal para mujeres en la etapa de menopausia. Su elevado nivel de magnesio ayuda a reducir el estrés. Contiene ácidos grasos, Omega 3, que fortalece la circulación.

Manzana

Gracias a los minerales que contiene, como potasio y manganeso, pone en marcha el metabolismo. Ayuda a rebajar el nivel colesterol, previene la diabetes, ayuda a eliminar toxinas del hígado, fortalece el sistema inmune y su aporte en vitamina K, ayuda a la coagulación sanguínea. Combate la retención de líquidos.

Uvas

Contribuye a la formación de radicales libres, tiene un alto contenido en fibra y vitaminas. Es rica en minerales, en especial hierro y potasio, lo que ayuda a reconstruir muchos tejidos del organismo, mejora el funcionamiento del corazón, y estimula la producción de células rojas que ayudan a la circulación del oxígeno en el cuerpo. Contienen resveratrol y las catequinas, potentes antioxidantes para nuestro organismo, que ayudan a prevenir el cáncer de colon, próstata y el Alzheimer.

Limón

El ácido cítrico que contiene, ayuda a disolver los cálculos biliares, renales y los depósitos de calcio. Contiene compuestos contra el cáncer, como el limoneno, un aceite de origen natural que retrasa o detiene el crecimiento de los tumores de cáncer en animales. Tiene glucósidos flavonoides, que detienen la división celular en las células cancerosas.

Pepino 

Contiene un flavonol antinflamatorio llamado fisetina, que se encarga de mejorar la salud del cerebro. Su consumo ayuda a disminuir el riesgo de cáncer, combate la inflamación, refresca el cuerpo y tiene propiedades antioxidantes. Además, si tienes problemas de mal aliento, un pepino puede ayudar a refrescar la boca.

Brócoli

Una ración de 200 g de brócoli cubre las necesidades diarias de vitamina C de un adulto, dos terceras partes de los de vitamina A y ácido fólico, necesario en la alimentación durante el embarazo. Es una gran fuente de calcio, potasio, fósforo, hierro, vitaminas B1, B2 y B6 y también aporta buenas dosis de yodo, cobre y manganeso. Bueno para combatir la anemia ferropénica y como preventivo anticáncer. Contiene compuestos azufrados como el sulforafano, que evita que las células precancerosas se malignicen.

Aguacate

Contiene grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas como el omega-3, un antioxidante que fortalece el sistema inmunológico y ayuda a prevenir el cáncer. Además, mejora el funcionamiento del cerebro y el control del colesterol, previniendo la formación de aterosclerosis. Bueno para el corazón. Fuente de energía y rico en fibras. Por ser rico en ácido fólico, es un alimento importante  en el embarazo, para prevenir enfermedades congénitas. Para obtener este beneficio, debe ser consumido, principalmente, antes de quedar embarazada y durante el primer trimestre de gestación. Rico en vitaminas y minerales, como C, E y K, que ayudan a hidratar la piel y el cabello. 

Lechuga

Baja en calorías, fuente de fibras. Al ser fuente importante de hierro, es recomendada en casos de anemia y fatiga. Contiene sustancias anestésicas, como la lactucina, que ayudan a conciliar el sueño. Su efecto calmante y sedante, tranquiliza, combate la ansiedad de manera natural y ayuda a controlar el dolor muscular, los nervios y el insomnio. Contiene flavonoides, que funcionan como antioxidantes, anticancerígenos, antitrombóticos y brindan protección al corazón. Aunque en pocas cantidades, comparado con otras verduras, una porción de lechuga también aporta múltiples vitaminas y minerales como vitamina A, vitamina C, potasio y fósforo.

Otras frutas y vegetales verdes:  pera, repollo, col, col de Bruselas, espinaca, alcachofa, espárragos verdes, calabacín, apio, perejil, pimiento verde, cilantro.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba