Loader
¿Protección universal con una sola vacuna?

Realizan primer estudio en humanos con vacuna contra la influenza

El estudio, realizado por los Institutos Nacionales de la Salud, busca probar la efectividad de la vacuna, que proveería protección amplia y duradera contra una de las cepas más conocidas del virus

  • Por Redacción de Por Dentro
  • 04 ABR. 2019 - 1:00 PM
Photo
Estructura coloreada del prototipo de la vacuna universal contra la influenza. (NIH Image Gallery / Flickr)
  • Compartir esta nota:

El primer estudio clínico de una vacuna universal innovadora contra la influenza está examinando la seguridad y tolerabilidad de la vacuna candidata, así como su habilidad de inducir una respuesta inmune cuando es aplicada a individuos sanos.

Científicos del Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas y Alergias (NIAID, en inglés), adscrito a los Institutos Nacionales de la Salud, desarrollaron la vacuna, conocida como H1ssF_3928.

La vacuna H1ssF_3928 ha sido diseñada para enseñarle al cuerpo a crear respuestas inmunes contra los diversos subtipos de influenza, enfocándose en una porción del sistema inmune donde el virus varía relativamente poco de cepa en cepa. La vacuna candidata fue desarrollada como parte de una agenda de investigación mayor para crear una vacuna universal contra la influenza que pueda proveer protección de larga duración de diferentes subtipos de influenza, incluyendo a aquellos que puedan causar una pandemia, a grupos de todas las edades.

“La influenza de temporada es un reto eterno de la salud pública y, continuamente, enfrentamos la posibilidad de una pandemia como resultado del surgimiento y la propagación de nuevos virus de influenza”, dijo el doctor Anthony S. Fauci, director del NIAID. “Esta Fase 1 del estudio clínico es un paso Adelante en nuestro esfuerzo para desarrollar una vacuna contra la influenza duradera y que proteja universalmente”.

El estudio clínico está siendo conducido por el Centro Clínico de los NIH, en Bethesda, Maryland, y es dirigido por la doctora Grace Chen, del Programa de Estudios Clínicos del Centro de Investigación de Vacunas del NIAID (VRC, en inglés).

El estudio gradualmente reclutará a al menos 53 adultos saludables entre las edades de 18 a 70 años. Los primeros cinco participantes recibirán una inyección intramuscular de 20 microgramos de la vacuna experimental. Los restantes 48 sujetos recibirán dos vacunas de 60 microgramos separadas por 16 semanas. Los investigadores estratificarán a los participantes en cuatro grupos de 12 personas cada uno: 18 a 40 años, 41 a 49 años, 50 a 59 años y 60 a 70 años. Los investigadores esperan comprender cómo las respuestas inmunes de los participantes a la vacuna experimental podrían variar de acuerdo a la edad y a la probabilidad de su exposición previa a diferentes variantes de la influenza.

A los participantes del estudio se les pedirá que registren su temperatura y síntomas en una tarjeta diaria por una semana luego de cada inyección. También se les pedirá que acudan a la clínica para proveer muestras de sangre en varias ocasiones. Los investigadores analizarán las muestras en el laboratorio para caracterizar y medir los niveles de anticuerpos contra la influenza, que podrían ser potencialmente indicativos de inmunidad contra la influenza. Los participantes asistirán a 9 a 11 citas de seguimiento en un espacio de 12 a 15 meses. Np serán expuestos a virus de la influenza como parte de este estudio clínico

“Esta primera fase del estudio clínico es la culminación de años de investigación y desarrollo que han sido posibles al escenario colaborativo único que ofrece el VRC para unir a los principales investigadores, expertos en manufactura y un destacado equipo de investigación clínica”, dijo el doctor John Mascola director del VRC.

Un equipo de investigadores del VRC desarrolló el prototipo de la vacuna universal contra la influenza, la cual contiene hemaglutinina (HA), una glucoproteína antigénica que se encuentra en la superficie del virus de la influenza, en una nanopartícula microscópica hecha de ferritina no humana. La ferritina es una proteína natural que puede encontrarse en las células de todas las especies vivientes. Esta es una plataforma útil para la vacuna porque forma partículas que pueden mostrar múltiples potenciales de acción de la influenza HA en su superficie, imitando la organización natural de la glucoproteína HA en el virus de la influenza.

La HA, que es la responsable de que el virus de la influenza entre a las células humanas, se compone de una cabeza y un tallo. Su cuerpo puede organizar una respuesta inmune en ambas regiones, pero la mayor parte de la respuesta dirige hacia la cabeza. Las vacunas contra la influenza deben actualizarse cada año porque la cabeza del HA cambia constantemente, un fenómeno que se conoce como deriva antigénica. La nueva vacuna candidata consiste solamente del tallo de la HA. Este es más constante que la cabeza entre las cepas de influenza, por lo que es menos probable que necesite actualizarse cada temporada. Muchos científicos predicen que enfocarse en el tallo de la HA pudiera “distraer” a la cabeza, lo que podría inducir a una inmunidad más amplia y duradera.

Para desarrollar la vacuna candidata, los científicos usaron el tallo de un virus de influenza H1N1. H1 se refiere al subtipo de HA del virus, mientras que N1 se refiere al subtipo de neuraminidasa (o NA, otra proteína de la superficie de la influenza). Aunque se conocen 18 subtipos de HA y 11 de NA, solo la influenza H1N1 y la H3N2 circulan por temporada entre las personas. Sin embargo, las cepas H5N1, H7N9 y otras han causado un puñado de brotes mortales y tienen el potencial de ocasionar pandemias si se contagian más fácilmente.

La vacuna candidata contra el virus H1N1 protegió a animales contra la infección del virus H5N1, un subtipo diferente de influenza, indicando que los anticuerpos inducidos por la vacuna podían proteger de otros subtipos de influenza dentro del grupo 1, que incluye tanto al H1 como al H5. En estudios clínicos futuros los planes del VRC son evaluar una vacuna diseñada [para proteger contra los subtipos de influenza del grupo 2, que incluye al H3 y al H7.

Datos iniciales de un estudio clínico previo del VRC que evaluó una vacuna con nanorpatícula de ferritina, que incluyó tanto la cabeza como el tallo de la hemaglutinina, mostró que la plataforma es segura y bien tolerada por los humanos. Como en todos los estudios clínicos, un equipo de protocolo de seguridad evaluará regularmente los datos del estudio para monitorear la seguridad de los participantes de la Fase 1 del estudio.

El VRC espera completar el reclutamiento de sujetos para finales del año 2019 y comenzar a reportar resultados a inicios del año 2020.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba