Loader
Importante los primeros cuatro minutos

Realizar un masaje cardíaco duplica las posibilidades de supervivencia

Ante un paro, lo más efectivo es hacer una reanimación solo presionando con las manos

  • Por El Mercurio / GDA
  • 09 ABR. 2019 - 09:58 AM
Photo
Si se ve a una persona que no responde a los estímulos, no respira por sí misma o no tiene pulso, la maniobra debe ser inmediata tras llamar a un servicio de emergencia. (Archivo de GFR Media)
  • Compartir esta nota:

Trece minutos de masaje cardíaco recibió Claudio Agurto, el corredor que participaba en el Maratón de Santiago y que finalmente falleció debido a un paro al corazón.

Aunque en este caso no fue suficiente, la maniobra es básica para ayudar a la sobrevida. Un nuevo estudio realizado por el Instituto Karolinska (Suecia) y publicado ayer en la revista Circulation concluyó que aumenta las probabilidades de supervivencia cuando el paro ocurre fuera de un hospital.

"La forma más sencilla de hacer resucitación cardiopulmonar es solo realizar compresiones en el pecho (no agregar respiración boca a boca). Solo hacer esas compresiones duplica la posibilidad de sobrevida en comparación con no hacer nada", explicó el doctor Gabriel Riva, principal autor del estudio.

La investigación se centró en los testigos de un paro cardíaco fuera del hospital, e involucró a 30,445 pacientes desde 2000 a 2017. "La reanimación cardiopulmonar realizada por ciudadanos de a pie antes de la llegada de los servicios de emergencias es uno de los factores más importantes para sobrevivir a un paro cardíaco fuera del hospital".

Para el doctor Allan Mix, jefe técnico del Servicio de Urgencias de la Red Salud UC Christus, priorizar este tipo de masaje cardíaco es clave. "Es complejo pedirle a alguien que no trabaja en el área de la salud que se haga cargo de algo tan difícil emocionalmente en un momento de estrés. Si te doy una tarea con más de una instrucción es más probable que la hagas mal a que si te doy una sola tarea. Por eso es mucho más sencillo decirte que masajes continuamente, entre 100 a 110 veces por minuto, siguiendo el ritmo, por ejemplo, de la canción Stayin' Alive". Según agrega, esta técnica no solo es más sencilla de recordar, sino que también genera menos rechazo.

"Es más difícil darle respiración boca a boca a un desconocido. Además, el paciente puede haber vomitado y al final la persona puede no hacer nada (por ayudarla)".

Si se ve a una persona que no responde a los estímulos, no respira por sí misma o no tiene pulso, la maniobra debe ser inmediata tras llamar a un servicio de emergencia. "Los primeros cuatro minutos son los más importantes", dice el doctor Mix.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba