Loader
Conciencia médica

Roncar no es normal

Aunque el ronquido es un signo notable de la apnea obstructiva del sueño, no necesariamente significa que padeces de la enfermedad, aunque generalmente sí

Photo
El ronquido crea una reacción del cuerpo donde se liberan las hormonas catecolaminas. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Además de que podrías estar padeciendo de la apnea obstructiva del sueño, roncar te pudiera provocar problemas cardiovasculares, entre otras consecuencias perjudiciales para la salud. La atención médica es imperiosa para este trastorno del sueño potencialmente grave, que hace que la respiración se detenga y se reanude repetidamente durante el sueño.

Uno de los factores de riesgos principalmente es la obesidad, pero no es el único. El neumólogo Edgardo Cartagena, explica que la forma de la garganta, el tamaño de la quijada, el ancho del cuello, la edad y el tono muscular que se va perdiendo, son factores que se juntan para que la lengua obstruya la respiración durante la noche y surja el ronquido, que es el aire empujando la lengua.

“De vez en cuando, en algunos pacientes esto ocurre de 10 veces por hora, pero puede llegar a ocurrir de 120 a 130 veces por hora, en las que la lengua obstruye completamente el flujo de aire. Si ocurre por más de 10 segundos, esto es lo que se llama apnea del sueño. La gente deja de respirar por 10 segundos. Generalmente todos hemos visto a alguien así, que ronca y ronca, de momento para, como que se ahoga y para de respirar. De momento hay un ronquido bien grande y vuelve el ritmo de nuevo”, señala el especialista.

De acuerdo con el neumólogo, el ronquido crea una reacción del cuerpo donde se liberan las hormonas catecolaminas, entre ellas la adrenalina, que es la misma hormona que se libera cuando tienes un susto bien grande.

“Imagínate teniendo 50, 60 o 70 de estos sustos por noche. Eso provoca que no descanses, que no entres a los estadios profundos del sueño. No entras al estadio 3 ni al REM (fase de sueño rápido, que son los estadios profundos). Te quedas en estadios uno y dos, no descansas y al otro día te levantas destruido como si no hubieses dormido”, indica mientras añade que estas hormonas son las encargadas de subir la presión por la noche, lo que representa un riesgo cardiovascular.

La apnea obstructiva del sueño, asociada a una falta de dormir adecuadamente, según recalca Cartagena, puede tener consecuencias como somnolencia excesiva durante el día, lo que puede implicar que la persona tenga accidentes guiando o en el trabajo, falta de productividad, problemas emocionales, depresión, ansiedad y agresividad.

“Todo eso por tener privación del sueño, por no dormir adecuadamente. Asimismo, esta condición provoca problemas cardiovasculares y hoy en día está reconocida como un factor de riesgo individual de hipertensión arterial, infartos al miocardio y derrames cerebrales. O sea, que hoy día la apnea del sueño tiene la misma categoría de factor de riesgo como es la diabetes, el colesterol, la hipertensión, la obesidad, el fumar y la herencia”, enfatiza el neumólogo, a quien, en los últimos años, se le han multiplicado las consultas de los cardiólogos sobre el apnea del sueño en sus pacientes.

Fácil diagnóstico
Aunque el ronquido es un signo notable de la apnea obstructiva del sueño, no necesariamente significa que padeces de la enfermedad, aunque generalmente sí.
Antes —expresa Cartagena— a un paciente que roncaba se le hacían preguntas de somnolencia durante el día. En base sus respuestas, se le daba una puntuación para saber si tenía o no apnea. Aquellos cuya puntuación era cero, se le descartaba que padeciera de la condición. Actualmente, aunque la persona no presente somnolencia durante el día, si ronca y tiene problemas cardiovasculares, hay que hacerle la prueba.

“Una persona que ronca, que tiene problemas de la presión, haya tenido un infarto, le hayan puesto la famosa mallita en el corazón, le hayan hecho cateterismo y operación del corazón, hay que hacerle la prueba, aunque no tenga sueño durante el día. Son bien raros los estudios al año que me llegan negativos”, manifiesta.

Cambios en los estilos de vida
Cabe destacar que toda sustancia que produzca somnolencia, ya sea alcohol o pastillas para dormir, empeora la apnea del sueño. En cambio, una persona que haga cambios en su estilo de vida, tales como: bajar de peso, evitar el consumo del alcohol y mejorar las prácticas de la higiene del sueño, ayuda a mejorar la condición. Ahora bien, el especialista aclara que aunque se logren cambiar los hábitos, el paciente debe permanecer usando la máquina hasta tanto no se le repita la prueba.

“Al hacerse la prueba, después de unos años, si ha hecho cambios en su estilo de vida y bajado de peso, podemos repetir la prueba. Tengo mucha gente que ha dejado de utilizar la máquina después de unos cambios dramáticos”, indica mientras señala que hay pacientes cardiovasculares que al controlar la apnea del sueño, les han bajado las dosis de medicamentos hipertensivos o han dejado completo el medicamento.

Causa de disfunción sexual y riesgo de accidentes
“Aparte de todos los síntomas mencionados, la apnea del sueño es una causa de disfunción sexual eréctil para hombre y de libido para las mujeres. La persona que no descansa adecuadamente no va a funcionar bien en la intimidad”, subraya.

De igual forma, hace hincapié de que una persona con apnea del sueño no debería estar al volante ni manejando maquinaria en el trabajo, pues aumenta 80 veces el riesgo de sufrir accidentes.

¿En qué consiste la prueba del sueño?  
La persona tiene que acudir al laboratorio del sueño, de los varios que hay en Puerto Rico, donde tiene que dormir una noche. Generalmente, esa misma noche se le hace el diagnóstico.

“Como parte del tratamiento, aquellos que son diagnosticados con apnea obstructiva del sueño, deben utilizar una máquina de presión positiva con la famosa mascarilla, que te da una presión de aire durante la noche y ¡resuelto el problema!”, expone a la vez que aclara que hay diferentes tipos de mascarillas y que los múltiples aparatos para ‘dejar de roncar’ que existen en el mercado no funcionan.

“Hay gente que ve el dramatismo de su mejoría el día de la prueba. Al otro día salen nuevos, completamente. Hay gente que no siente esa diferencia y eso a veces es un poco más difícil motivarlo, porque no ven la diferencia en su calidad de vida. No obstante, aunque no estén viendo esa diferencia, sí están disminuyendo el riesgo cardiovascular, además de mejorar otros de los síntomas.

Los dispositivos CPAP o VPAP aseguran una fluidez de la corriente respiratoria que elimina los ronquidos, mediante una mascarilla que se sujeta a la cara y que está conectada a la máquina mediante un tubo.

Aquellas personas a las que se les hace difícil acostumbrarse a estas máquinas y luego de agotar todas las posibilidades, Cartagena señala que el único método alterno reconocido son unas boquillas que ajustan la mordida durante la noche y permite que el aire pase mejor con la intención de ayudar al problema. Aunque muchos médicos especialistas en gargantas sugieren la cirugía para adultos, dice que tampoco es recomendable en el 98% de los casos.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba