Loader
Paradoja peligrosa

¿Se puede ser obeso pero sano?

Médicos rechazan el concepto de "obesidad saludable"

  • Por El País / GDA
  • 02 MAY. 2018 - 11:06 AM
Photo
Es innegable que la obesidad es mala para la salud, pero hay claras diferencias entre los individuos obesos. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Esta es la pregunta que el doctor William Johnson, de la Escuela de Deportes, Ejercicio y Ciencias de la Salud de la Universidad de Loughborough, en el Reino Unido, se viene planteando desde hace algún tiempo. Sus dudas apuntan a que el concepto "obesidad saludable", a su juicio, es "engañoso y conduce a error" en la población.

Johnson no está solo y así lo hace ver en un documento publicado este mes en la revista Annals of Human Biology : como él, son muchos los médicos alrededor del planeta que comparten su misma inquietud sobre ese concepto surgido en la década del 80.

"Es innegable que la obesidad es mala para la salud, pero hay claras diferencias entre los individuos obesos", afirma Williams.

Esta paradoja parte del hecho de que hay personas obesas que aparentemente están sanas, ya que no presentan problemas como hipertensión, colesterol alto o diabetes, habituales en quienes tienen libras de más.

Y todo parte porque el concepto se ha utilizado mal y de manera incompleta, opina el doctor Felipe Pantoja, nutriólogo de la Clínica Las Condes de Chile. A nivel médico "se habla de obesos metabólicamente sanos, es decir, personas en las que todos sus parámetros metabólicos niveles de insulina, glucosa, presión arterial o colesterol están normales".

Una realidad que, en principio, beneficia a un pequeño porcentaje de personas con diferentes grados de obesidad, pero que, se estima, supone una bomba de tiempo. "La información disponible es controversial; hay estudios que sugieren que estos pacientes tendrían un riesgo cardiovascular similar al de alguien con peso normal", cuenta el doctor Rodrigo Muñoz, cirujano digestivo y jefe del Centro de Tratamiento de la Obesidad de la Red de Salud UC Christus.

"Pero también hay estudios que muestran que, a largo plazo, hasta el 60% de esos pacientes va a desarrollar complicaciones o una enfermedad asociada a la obesidad", agrega.

Un estudio que siguió durante 20 años los casos de 3.5 millones de obesos británicos "metabólicamente sanos" estableció que estos pacientes tienen 50% más riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular que una persona con peso normal.

La investigación, publicada el año pasado por la Universidad de Birmingham, también concluyó que tienen 7% más probabilidades de padecer enfermedades cerebrovasculares (como un derrame cerebral).

Algo que no se debe olvidar es que "la obesidad per se es una enfermedad", enfatiza Pantoja. "No solo hay que fijarse en aspectos metabólicos; también se asocia a dolores osteoarticulares, problemas del sueño y otras patologías que tienen un gran impacto en la calidad de vida".

Williams propone centrar la atención en estudios que ayuden a comprender mejor los factores que contribuyen a las variaciones de salud entre personas con un mismo índice de masa corporal (IMC) o circunferencia de cintura, dos parámetros utilizados para definir quién tiene obesidad.

"Existe una gran oportunidad para la investigación de los niveles, las causas y las consecuencias de la heterogeneidad en la salud de estas personas", precisa.

Ya existen algunas luces al respecto. Los genes juegan un rol importante, pero no son todo. "Habría personas más resistentes a los efectos dañinos del tejido adiposo", plantea Muñoz, quien agrega que no solo hay que poner atención a la cantidad de grasa, sino también a su ubicación en el cuerpo.

"La que se encuentra a nivel visceral es la más dañina. Entre dos personas con un mismo IMC, aquella con más grasa en la cavidad abdominal tendría un patrón de distribución más nocivo".

Considerando los niveles epidémicos de obesidad en el mundo, los especialistas enfatizan en la necesidad de promover la prevención y estilos de vida saludables que ayuden a reducir los kilos de más.

De acuerdo con los datos de la Organización Panamericana de la Salud, Puerto Rico se encuentra entre los países con mayor población con sobrepeso, debido a que el 65.6% de los habitantes pesa más de lo que debería.

El Índice de Masa Corporal o IMC es un indicador de sobrepeso. Se obtiene dividiendo el peso en libras por la estatura en pulgadas. El resultado de la división de esas cifras indica cómo estamos.

Tras hacer la operación matemática obtendremos una cifra que nos dirá lo siguiente: menos de 18.5 es bajo peso, entre 18.8 y 24.99 es peso normal, entre 25 y 29.99 es sobrepeso y mayor a 30 es obesidad.

  • Compartir esta nota:

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

    Dejar comentario
    Volver Arriba