Loader
Toma nota

Si padeces una enfermedad cardíaca, protege tu salud durante la pandemia de la COVID-19

El Dr. Stephen Kopecky, cardiólogo de Mayo Clinic, habla sobre las consideraciones que los pacientes cardíacos deben hacer respecto al COVID-19

  • Por Redacción de Por Dentro
  • 09 ABR. 2020 - 05:00 AM
Photo
Ante la necesidad actual de aislarse socialmente, los pacientes cardíacos deben revisar la provisión de medicamentos y abastecerse ahora de lo suficiente para un mes. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Quienes padecen enfermedades cardíacas y otras afecciones corren más riesgo de enfermar gravemente si llegan a desarrollar COVID-19, así lo destacó recientemente Mayo Clinic. Por ello, los pacientes cardíacos posiblemente se pregunten si están haciendo lo correcto para su salud en este momento, cuando hay pocos estudios respecto a esta nueva enfermedad viral.

El Dr. Stephen Kopecky, cardiólogo de Mayo Clinic, habla sobre las consideraciones que los pacientes cardíacos deben hacer respecto al COVID-19.

La vacuna antigripal es importante para prevenir una infección viral
“Una de las medidas más importantes para quien padece una enfermedad cardíaca es recibir la vacuna antigripal. Los estudios muestran que las personas vacunadas contra la gripe (o influenza) reducen en aproximadamente el 50 por ciento el riesgo de sufrir un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular durante la temporada gripal”, comenta el Dr. Kopecky.

Si bien la vacuna antigripal no previene el COVID-19, sí evita la gripe o al menos reduce su severidad. Mientras menos personas contraigan y propaguen la gripe, menos pacientes necesitarán tratamiento y habrá más recursos médicos para tratar el COVID-19.

El Dr. Kopecky dice que el virus de la gripe es peligroso para los pacientes cardíacos porque es capaz de provocar una reacción inflamatoria en todo el cuerpo y esa inflamación puede irritar el revestimiento interno de las arterias.

Cuando las arterias ya están tensionadas por la acumulación de placa, esa inflamación puede llevar a un desgarre. Puede también formarse un coágulo sanguíneo que obstruye la circulación al corazón o al cerebro y ocasiona un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular.

“Otros virus respiratorios tienen un efecto similar. El síndrome respiratorio agudo severo por coronavirus 2, o SARS-CoV-2, es el virus que causa COVID-19. Provoca más inflamación en todo el cuerpo, igual que la gripe, y cuando alguien padece una enfermedad cardíaca y contrae la infección por SARS-CoV-2, puede convertirse en un problema doble”, dice el Dr. Kopecky.

Medicamentos
Al pensar en la necesidad actual de aislarse socialmente para restringir la propagación del COVID-19, vale la pena revisar la provisión de medicamentos y abastecerse ahora de lo suficiente para un mes. Los pacientes cardíacos no deben interrumpir los medicamentos, a menos que el proveedor de atención médica les instruya que lo hagan.

“Si tiene más de 75 años, suspender una estatina aumenta en aproximadamente el 33 por ciento el riesgo de tener que ingresar al hospital por un evento cardíaco. Por lo tanto, es muy importante continuar con la administración de las estatinas para que pueda mantenerse lejos de los hospitales”, anota el Dr. Kopecky.

Añade que lo mismo aplica con los betabloqueantes, así que no se salte ninguna dosis. Los pacientes que toman una enzima de conversión de la angiotensina, o inhibidor ECA, o un antagonista del receptor de la angiotensina no deben suspender el tratamiento, a menos que el proveedor de atención médica les pida hacerlo.

“Es común durante la temporada gripal tomar un antiinflamatorio no esteroide, o AINE, pero este medicamento aumenta el riesgo de sufrir un evento cardíaco dentro del período de 7 días de haberlo tomado a diario. La situación es igual con todos los AINE, excepto con el naproseno que se puede tomar a diario y durante 30 días, antes de que aumente el riesgo de sufrir un evento cardíaco. La mejor alternativa es tomar acetaminofén, que no aumenta el riesgo de sufrir un evento cardíaco”, explica el Dr. Kopecky.

Alimentación sana y mantenimiento del peso
De acuerdo con Mayo Clinic, es importante mantener el peso a raya durante todo período de estrés, especialmente en los pacientes cardíacos. Si padeces de insuficiencia cardíaca, pésate a diario, a la misma hora, en la misma balanza y con la misma cantidad de ropa. Algunas personas dicen que lo más fácil es hacerlo por la mañana, cuando acaban de levantarse.

“Procure mantener estable el peso, especialmente si come alimentos más salados durante este período difícil”, acota el Dr. Kopecky.

Respecto al peso sano, el Dr. Kopecky dice que la alimentación moderna tiene 4 letras "A" que son preocupantes:

  1. Alimentos adictivos: Los alimentos adictivos, incluida la comida procesada como las papitas fritas y las galletas compradas, aportan una oleada de energía debido a la grasa y el azúcar que contienen, pero crean el fuerte deseo de volver a comerlos.
  2. Adición de calorías: Las calorías añadidas suelen estar en las bebidas azucaradas y el alcohol, por lo que los pacientes cardíacos deben prestar atención a qué comen y beben.
  3. Automatismo en la comida: La gente come sin darse cuenta ciertos alimentos como el pan, las papitas fritas y la salsa picante que se sirven antes de la comida.
  4. Alimentos adulterados: Estos alimentos tienen mejor apariencia de la que les corresponde gracias a las sustancias químicas y el procesamiento empleado en su producción. Ningún alimento adulterado es bueno para la salud.

Continuar con la actividad física
El Dr. Kopecky propone que si los pacientes no presentan síntomas de COVID-19, continúen con la rutina recomendada de actividad física. Aparte del placer de continuar con la rutina, hacer actividad física con regularidad ayuda a aliviar el estrés y mantener el peso. Advierte que ingerir más comida sin hacer actividad física lleva a subir de peso.

“Lo mejor es reconocer pronto que el peso aumenta en la balanza, antes de que provoque síntomas que lleven a sentir falta de aire y hagan necesario acudir al médico o a la sala de emergencia. Recuerde que debe hacer todo lo posible por mantenerse lejos de los hospitales durante esta pandemia, sobre todo si tiene una afección cardíaca”, concluye el Dr. Kopecky.

Fuente: Mayo Clinic es una organización sin fines de lucro, dedicada a innovar la práctica clínica, la educación y la investigación, así como a ofrecer pericia, compasión y respuestas a todos los que necesitan recobrar la salud.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba