Loader
Prevención

Si te encuentras al aire libre, toma precauciones de salud

Se sabe que los rayos UV pueden causan cáncer de piel, pero estar al sol por largos períodos también puede traer otros inconvenientes, como pueden ser daño a los ojos, deshidratación y algunas enfermedades ocasionadas por el calor

  • Por Redacción de Por Dentro
  • 01 MAY. 2019 - 2:44 PM
Photo
En los climas calurosos, la sudoración no es suficiente para enfriar su cuerpo, por lo que la temperatura corporal puede elevarse hasta llegar a niveles peligrosos. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Participar de cualquier actividad al aire libre conlleva exposición al sol y, aunque muchas personas no se dan cuenta de ello, el daño causado por la exposición a los rayos ultravioleta UV se acumula a lo largo del tiempo. Por ello, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan que la protección contra el sol se inicie desde una edad temprana.

Se sabe que los rayos UV pueden causan cáncer de piel, pero estar al sol por largos períodos también puede traer otros inconvenientes, como pueden ser daño a los ojos, deshidratación y algunas enfermedades ocasionadas por el calor.

Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, adscrita a los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés), en los climas calurosos, especialmente con altos niveles de humedad, la sudoración no es suficiente para enfriar su cuerpo, por lo que la temperatura corporal puede elevarse hasta llegar a niveles peligrosos y es posible desarrollar enfermedades causadas por el calor. La mayoría de las enfermedades causadas por el calor ocurren cuando permanece expuesto al calor demasiado tiempo. Están más vulnerables a sufrirlas las personas de mayor edad, los niños más pequeños, las personas enfermas o con sobrepeso, quienes toman algunas medicinas o quienes consumen alcohol mientras están expuestos.

Medline Plus señala que algunas de las enfermedades relacionadas con el calor incluyen:

Golpe de calor: una enfermedad peligrosa para la vida en la cual la temperatura corporal puede subir por encima de los 106° F en minutos. Los síntomas incluyen piel seca, pulso rápido y fuerte, mareos, nausea y confusión. Si ve alguno de estos signos, busque ayuda médica de inmediato

Agotamiento por calor: una enfermedad que puede ocurrir después de varios días expuesto a altas temperaturas y sin suficientes líquidos. Los síntomas incluyen sudoración profusa, respiración rápida y pulso rápido y débil. Si no recibe tratamiento, puede preceder al golpe de calor

Calambres por calor: dolores o espasmos musculares que ocurren durante el ejercicio intenso. En general, puede sufrirlos en el abdomen, los brazos o las piernas

Erupciones cutáneas por calor: irritación de la piel por exceso de sudoración. Es más común en niños pequeños

Los CDC explican que algunos de los factores que podrían aumentar el riesgo de tener una enfermedad relacionada con el calor incluyen:

  • Altos niveles de humedad
  • Obesidad
  • Fiebre
  • Deshidratación
  • Uso de medicamentos recetados
  • Enfermedad cardiaca
  • Enfermedad mental
  • Mala circulación
  • Quemadura solar
  • Consumo de alcohol

Los CDC añaden que los signos y síntomas de las enfermedades ocasionadas por el calor pueden varias, aunque muchos pueden ser similares:

Golpe de calor

Debes estar pendiente a la piel caliente, enrojecida, seca o húmeda, dolor de cabeza, mareos, náusea y confusión, entre otros.

Qué hacer:

• Llama al 911 de inmediato, el golpe de calor es una emergencia médica

• Lleva a la persona a un sitio más fresco.

• Ayuda a bajar la temperatura de la persona con paños fríos o dándole un baño con agua fría.

• No le des a la persona nada para beber.

Agotamiento por calor

Debes estar pendiente al sudor abundante, el pulso rápido y débil, calambres musculares, mareos y dolor de cabeza, entre otros.

Qué hacer:

• Vae a un sitio fresco.

• Aflójate la ropa.

• Aplícate paños húmedos en el cuerpo o date un baño con agua fría.

• Toma sorbos de agua.

Busca atención médica de inmediato si:

• Tienes vómitos.

• Tus síntomas empeoran,

• Tus síntomas duran más de 1 hora.

Calambres por calor

Sudor abundante durante ejercicios físicos intensos, dolor o espasmos musculares.

Qué hacer:

• Suspende todo tipo de actividad física y ve a un lugar fresco.

• Bebe agua o una bebida deportiva.

• Espera a que los calambres desaparezcan antes de realizar más actividades físicas.

Busca atención médica de inmediato si:

• Los calambres duran más de 1 hora

• Sigues una dieta baja en sodio.

• Tenes problemas cardíacos.

Quemaduras solares

Piel dolorida, enrojecida y tibia, y ampollas en la piel

Qué hacer:

• Evita el sol hasta que se le cure la quemadura.

• Aplícate paños fríos en las áreas quemadas por el sol o date un baño con agua fría.

• Aplica loción humectante a las áreas quemadas.

• No rompas las ampollas.

Sarpullido por calor

Grupos de pequeñas ampollas rojas que parecen granitos en la piel, generalmente en el cuello, el pecho, la ingle o en los pliegues de los codos.

Qué hacer:

• Quédate en un lugar fresco y seco.

• Mantén el sarpullido seco.

• Usa talco (como talco para bebés) para calmar el sarpullido.

Otras recomendaciones ofrecidas por el Departamento del Trabajo de los Estados Unidos incluyen:

Cúbrete. Usa ropa que proteja tu piel lo más posible. Usa ropa que no deje pasar la luz visible. Para determinar si la ropa te protegerá, realiza la siguiente prueba: pon una mano entre la tela y una fuente de luz. Si puedes ver la mano a través de la tela, la prenda ofrece poca protección contra la exposición al sol.

Usa un bloqueador solar con un FPS de 15 o más. Los expertos recomiendan productos con un factor de protección solar (FPS) de al menos 15. El número del FPS (o SPF por sus siglas en inglés) representa el nivel de protección contra quemaduras del sol que proporciona la pantalla solar. Un FPS 15 bloquea un 93% de los rayos UV que causan quemaduras; un FPS 30 bloquea un 97% de los rayos UV que causan quemaduras. Los productos con la etiqueta de “espectro amplio” (“broad spectrum” en inglés) bloquean la radiación UVB y UV A. Los rayos UVA y UVB producen cáncer en la piel.

Ponte un sombrero. Un sombrero de ala ancha resulta ideal, ya que protege el cuello, las orejas, los ojos, la frente, la nariz y el cuero cabelludo. Una gorra de béisbol ofrece algo de protección para la frente y la parte superior de la cabeza, pero no para la nuca ni las orejas, lugares en que comúnmente se presenta el cáncer en la piel.

Usa anteojos para el sol con protección contra rayos UV. Los anteojos para el sol con protección contra rayos UV pueden ayudarte a proteger tus ojos contra lesiones causadas por el sol. Los anteojos de sol ideales no son necesariamente caros, sino que deben bloquear entre un 99 y un 100% de la radiación UV A y UVB. Revisa la etiqueta para asegurarte de que sea así Los anteojos más oscuros no son necesariamente los mejores. La protección contra rayos UV se debe a una sustancia química invisible que se aplica en los lentes, no a la oscuridad de éstos.

Limita la exposición directa al sol. La mayor intensidad de los rayos UV se registra cuando el sol está en lo más alto del cielo, entre las 10:00 a.m. y las 4:00 p.m. Si no estás seguro acerca de la intensidad del sol, haz la prueba de la sombra: Si la sombra que proyectas es más pequeña que tú, estas en el período de mayor intensidad de los rayos solares. Permanece a la sombra siempre que sea posible.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba