Loader
Estrés, depresión e insomnio son respuestas comunes

¿Sufres de tremofobia? Conoce tu nivel de respuesta ante un terremoto

El carácter traumático de la exposición a desastres naturales implica un riesgo elevado para el desarrollo de trastornos mentales

  • Por Redacción de Por Dentro
  • 07 ENE. 2020 - 6:42 PM
Photo
Sentimientos de confusión, desasosiego, miedo, impotencia y desesperanza son comunes en las personas que están expuestas a desastres naturales . (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

El carácter traumático de la exposición a desastres naturales aumenta el desarrollo de trastornos mentales como el síndrome de estrés postraumático, la depresión y el insomnio.

Por eso, es importante identificar tu nivel de respuesta y no tener miedo a atender cualquier sentimiento irregular, indicó el psiquiatra Edgardo Prieto Agostini.

Sentimientos de confusión, desasosiego, miedo, impotencia y desesperanza son comunes en las personas que están expuestas a desastres naturales con mayor impacto en terremotos, pues estos surgen de forma súbita e inesperada” a diferencia de los huracanes y otros eventos atmosféricos que se pueden pronosticar, destaca el también director médico del Programa de Hospitalización Parcial San Juan Capestrano.

Si bien el miedo a los sismos es natural, Prieto Agostini señaló que muchas personas se avergüenzan, aunque, en realidad, esto responde a un instinto de supervivencia. No obstante, es importante identificar el nivel y el tipo de respuesta conductual de cada persona ante dicho fenómeno, que puede ir desde el pánico, hasta la parálisis, asegura el psiquiatra, al definir la tremofobia (miedo a los temblores).

“Esta se caracteriza por un temor persistente, excesivo e irracional a los movimientos telúricos”, dice, para mencionar que estos siempre toman por sorpresa, por su duración, su gran intensidad y su poder destructivo inigualable, “generan un fuerte sentimiento de impotencia, ansiedad e incertidumbre sobre qué cosas se deben o no deben hacerse, ya sea de lo aprendido durante el evento del desastre natural o de lo que dicen los medios de comunicación que se debe hacer”, insistió.

Al recalcar que muchos planes, proyectos y estilos de vida han cambiado como consecuencia de terremotos a nivel mundial, agregó que la necesidad de adaptarse es fuerte, aunque no todos están preparados para hacerlo.

Los desastres naturales fijan un punto de referencia en las vidas de quienes los sufren, pues estas catástrofes crean una marca de un 'antes y un después' de la catástrofe en las personas, constituyendo un verdadero quiebre narrativo. En los desastres se rompen creencias básicas acerca de la propia invulnerabilidad, la creencia de que la vida tiene un sentido y la creencia de que los sucesos son todos ordenados, predecibles y controlables”, definió Prieto Agostini, al enumerar varios de los síntomas que se pueden considerar comunes en estas circunstancias. Entre ellos se incluyen:

  • El sentimiento de no poder despegarse de las imágenes que muestran en televisión.
  • La preocupación constante de que va a volver a pasar (angustia anticipatoria).
  • Mal dormir.
  • Reacciones físicas como ahogos, taquicardia o sensación de temblor interno.
  • Aumento de la activación: hipervigilancia o hiperalerta.
  • Irritabilidad o cambios de genio.
  • Conductas de bloqueo emocional o evitación como pasividad, aislamiento, pérdida de interés en situaciones cotidianas.

“Cuando estos síntomas persisten por más de 30 días, se originan trastornos emocionales como el trastorno de estrés postraumático (PTSD), la depresión mayor e insomnio”, señaló el psiquiatra, quien también tiene consulta privada en Caguas, a la vez que añade que existen estudios epidemiológicos sobre la aparición del PTSD entre los adultos que sobreviven a terremotos se estima entre un 30 a un 60%.

Por ello, para manejar estos sentimientos generados tras desastres de la naturaleza, una de las primeras recomendaciones es que estas personas compartan sus impresiones y expresen sus vivencias en un entorno seguro, empático y no crítico. En estos casos, es de suma importancia que se sientan comprendidas y apoyadas para que puedan encontrarle un significado a la experiencia vivida.

“No todos los que están expuestos a un evento traumático por un desastre natural van a desarrollar PTSD. Varios factores genéticos, familiares, biológicos, culturales y sociales aumentan la predisposición para desarrollarlo. En tal sentido, es necesario resaltar que, ante una situación anormal, la reacción anormal constituye una conducta normal”, dijo Prieto Agostini. Agrega que la falta de apoyo social y emocional están relacionados con la aparición de este trastorno y de la depresión.

El pronóstico de desarrollar trastornos de ansiedad, depresión e Insomnio mejora cuando se diagnostica a tiempo y se brinda tratamiento de forma intensa y constante. Buscar ayuda profesional es el paso más importante”, detalla, finalmente el psiquiatra.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba