Loader
La mayoría son causadas por H. pylori

Úlceras gástricas: que son y qué ocurre si no se tratan

El cantautor argentino Alberto Cortés falleció a los 79 años a consecuencia de úlceras gástricas que se fueron complicando con distintas infecciones

  • Por Redacción de Por Dentro
  • 05 ABR. 2019 - 10:40 AM
Photo
La evaluación es esencial para detectar la infección con la bacteria y recibir el tratamiento adecuado o descartar otras causas para los síntomas. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

El fallecimiento, esta semana, del cantautor argentino Alberto Cortez a consecuencia de unas úlceras gástricas que se complicaron con distintas infecciones, llama la voz de alerta al desarrollo de la enfermedad ulcerosa péptica y sus consecuencias.

De acuerdo con Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, adscrita a los Institutos Nacionales de la Salud, en condiciones normales, el revestimiento del estómago y del intestino delgado puede protegerse contra los ácidos fuertes del estómago, pero, si este revestimiento se rompe, el resultado puede ser gastritis (tejido hinchado e inflamado) o el desarrollo de úlceras. Las úlceras gástricas o pépticas son una rotura del revestimiento de la parte inferior del esófago, el estómago o la parte superior del intestino delgado.

“Las úlceras pépticas se forman cuando las células de la superficie del revestimiento se inflaman y mueren”, señala la página web del Instituto Nacional del Cáncer (NCI, en inglés), que añade que, por lo general, la causa de las úlceras gástricas es una infección causada por la bacteria Helicobacter pylori (H. pylori) y el uso de ciertos medicamentos, como la aspirina y otros medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (NSAIDS, en inglés).

Datos recientes estiman que, en Estados Unidos, unos 4.5 millones de personas sufren enfermedad ulcerosa péptica y que, en aproximadamente 10% de la población, existe evidencia de haber tenido una úlcera duodenal en algún momento de sus vidas. En aquellos infectados con H. pylori la prevalencia durante la vida es de aproximadamente 20%. La infección por H. pylori causa más de la mitad de las úlceras pépticas en todo el mundo. Las úlceras pueden afectar tanto a hombres como a mujeres, sin importar su edad, aunque algunas investigaciones señalan que la posibilidad de padecer úlceras aumenta con la edad.

Existen dos tipos de úlceras pépticas: la úlcera gástrica, que ocurre en el estómago, y la duodenal, que ocurre en la primera parte del intestino delgado. La mayoría de las úlceras ocurren en la primera capa del revestimiento interior.

Medline Plus señala que, aunque la causa más común de úlceras es una infección del estómago por la bacteria H. pylori, muchas personas que tienen esta bacteria no padecen una úlcera. Otros factores que pudieran aumentar el riesgo de desarrollar úlceras pépticas incluyen:

  • Tomar demasiado alcohol
  • Uso regular de ácido acetilsalicílico (aspirina), ibuprofeno o naproxeno u otros antiinflamatorios no esteroides (AINE)
  • Fumar cigarrillo o masticar tabaco
  • Estar muy enfermo, como estar con un respirador
  • Tratamientos de radiación
  • Estrés

¿Qué es H. pylori?

El Instituto Nacional de Enfermedades Digestivas, del Riñón y Diabetes (NIDDKD, en inglés), adscrito a los Institutos Nacionales de la Salud, señala que el H. pylori es un tipo de bacteria que puede causar infección. De acuerdo con el NIDDKD, la bacteria causa las úlceras al dañar el revestimiento mucoso que protege el estómago y el duodeno. Aún se desconoce por qué la bacteria causa úlceras en ciertas personas, pero no en otras. Es probable, que el desarrollo de la úlcera dependa de las características de la persona infectada; del tipo de cepa de H. pylori presente; y de otros factores que los investigadores aún desconocen, explica el NIDDKD.

Síntomas

Aunque las úlceras pequeñas pudieran no presentar síntomas, otras pueden ocasionar síntomas leves, u otros más graves, como sangrado. Los síntomas podrían incluir, según NIDDKD:

  • Malestar abdominal (es el síntoma más común, tanto de las úlceras duodenales como las gástricas. Este malestar se siente en cualquier lugar entre el ombligo y el esternón, y usualmente, es un dolor sordo o ardiente; se presenta cuando el estómago está vacío y se puede aliviar brevemente al ingerir alimento, en el caso de las úlceras duodenales, o al tomar antiácidos, tanto para la úlcera péptica como la duodenal; dura de minutos a horas; y va y viene por varios días o semanas)
  • Pérdida de peso
  • Falta de apetito
  • Hinchazón
  • Eructos
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Síntomas de emergencia
  • Una persona que tenga cualquiera de los siguientes síntomas debe llamar inmediatamente a un médico:
  • Dolor de estómago agudo, repentino, persistente e intenso
  • Heces sanguinolentas o negras
  • Vómito con sangre o vómito que parece borra de café

Es importante que un médico lo evalúe, toda vez que estos síntomas pueden ser señales de un problema grave, como:

  • Hemorragia: cuando el ácido o la úlcera péptica rompe un vaso sanguíneo
  • Perforación: cuando la úlcera péptica perfora totalmente la pared del estómago o el duodeno
  • Obstrucción: cuando la úlcera péptica bloquea el trayecto de los alimentos tratando de salir del estómago

Diagnóstico

Para el diagnóstico de las úlceras, el NIDDKD señala que pueden utilizarse técnicas no invasivas o más invasivas.

Pruebas no invasivas

  • Si un paciente presenta síntomas de úlcera gástrica, el médico comenzará por preguntar sobre el uso de NSAIDs con o sin receta médica. El médico pedirá a los pacientes que están tomándolos que dejen de hacerlo, que reduzcan la dosis, o que cambien a otra medicación.
  • El médico hará pruebas para ver si el paciente está infectado con H. pylori. Dichos exámenes son importantes porque el tratamiento de una úlcera causada por H. pylori es diferente del tratamiento de una úlcera causada por NSAIDs.
  • Los médicos pueden diagnosticar H. pylori mediante una de tres simples pruebas no invasivas a través de la sangre, el aliento o las heces del paciente. Debido a que las pruebas del aliento y las heces detectan H. pylori con mayor exactitud que la prueba de sangre, algunos médicos prefieren usar una de estas dos pruebas. 

Pruebas invasivas

  • Si el paciente presenta cualquier síntoma de alarma, el médico ordena una endoscopia o tránsito esofagogastroduodenal, conocido en inglés como “upper gastrointestinal (GI) series”. Muchos médicos también recomiendan estas pruebas para pacientes que hayan sufrido los primeros síntomas de úlcera péptica alrededor de los 50 años.

Tratamiento de la úlcera causada por H. pylori

El NIDDKD expone que las úlceras pépticas causadas por H. pylori se tratan con medicamentos para eliminar la bacteria, disminuir la secreción de ácido gástrico, y proteger el revestimiento del estómago y del duodeno.

Para eliminar la bacteria se usan antibióticos. Los regímenes de antibióticos pueden diferir en todo el mundo debido a que ciertas cepas de H. pylori se han vuelto resistentes a ciertos antibióticos. 

Los medicamentos que reducen el ácido estomacal, que comprenden los inhibidores de la bomba de protones (IBP) y los antagonistas de los receptores de histamina (antihistamínicos H2), ayudan a disminuir el dolor ulceroso y favorecen la curación de la úlcera, establece el NIDDKD. Aunque los IBP no pueden eliminar la bacteria H. pylori, los estudios señalan que sí ayudan a combatir la infección de H. pylori. Los estudios también indican que luego de cuatro semanas de tratamiento, los pacientes que toman IBP sienten alivio del dolor en menos tiempo y presentan una mayor tasa de curación que aquellos que toman antihistamínicos H2.

En Estados Unidos, la terapia triple basada en claritromicina—o simplemente llamada terapia triple—es el tratamiento estándar para tratar la úlcera causada por H. pylori. El médico receta el antibiótico claritromicina, un IBP, y los antibióticos amoxicilina o metronidazol durante 10 a 14 días. Debido a estudios que muestran tasas más altas de curación durante un tratamiento de 14 días, hoy en día, algunos médicos recetan la terapia triple por este periodo más largo.

La terapia cuádruple basada en bismuto es otra estrategia de tratamiento. El paciente toma un IBP, subsalicilato de bismuto y los antibióticos tetraciclina y metronidazol durante 10 a 14 días. Esta terapia se usa para tratar a pacientes que no pueden tomar amoxicilina debido a alergia a la penicilina; han sido tratadon anteriormente con un antibiótico macrólido, tal como la claritromicina; o siguen infectado scon H. pylori, a pesar de haber recibido un tratamiento anterior.

Aunque los antibióticos pueden curar entre 80 y 90% de las úlceras causadas por H. pylori, eliminar la bacteria puede ser complicado. Los pacientes deben tomar todas las medicinas como les fueron recetadas, incluso después de que el dolor haya desaparecido.

Como evitar la infección por H. pylori

Los NIH señalan que no se sabe con certeza cómo se propaga el H. pylori, por lo que la prevención es complicada, los investigadores están tratando de obtener una vacuna para prevenir—e inclusive curar—la infección causada por esta bacteria. Los médicos recomiendan: lavarse las manos con agua y jabón después de usar el baño y antes de comer; comer alimentos que hayan sido bien lavados y cocinados adecuadamente; y beber agua de una fuente sana y limpia.

El Manual Merck de Medicina expone que entre las complicaciones que pueden ocasionar las úlceras gástricas se encuentran las hemorragias, la perforación limitada (la úlcera péptica atraviesa la pared del estómago, sin filtrarse hacia la cavidad peritoneal debido a las adherencias), la perforación libre (las úlceras que se perforan hacia la cavidad peritoneal no contenidas por adherencias), obstrucción del tracto de salida gástrico, recidiva (cuando la enfermedad regresa) y cáncer de estómago.

La evaluación es esencial para detectar la infección con la bacteria y recibir el tratamiento adecuado o descartar otras causas para los síntomas.

  • Compartir esta nota:

Comentarios

    Dejar comentario
    Volver Arriba