Loader
Aún bajo investigación

Una inyección permite bajar de peso a pacientes con obesidad

El tratamiento está basado en tres hormonas naturales y fue probado en 15 personas, quienes perdieron 10 libras en un mes y mejoraron sus niveles de glucosa

  • Por El Mercurio / GDA
  • 07 AGO. 2019 - 09:42 AM
Photo
El nuevo tratamiento es parecido a una inyección que ya existe en el mercado y que incorpora solo el péptido similar al glucagón tipo 1. (Unsplash)
  • Compartir esta nota:

Como "emocionante". Así describe Tricia Tan, investigadora del Imperial College London (Reino Unido) los resultados de un desarrollo liderado por ella y que fue dado a conocer ayer.

Junto a su equipo, Tan creó una inyección que permite perder hasta casi 10 libras en un mes a pacientes con obesidad y mejora sus niveles de azúcar en sangre. Sus resultados fueron presentados ayer en la revista Diabetes Care.

La nueva inyección está compuesta por tres hormonas (péptido similar al glucagón tipo 1, oxintomodulina y péptido YY), las cuales son liberadas por el intestino cuando las personas son sometidas a un bypass gástrico.

Estudios previos del Imperial College London habían sugerido que una de las razones por las que esta operación funciona tan bien es porque estas tres hormonas se producen a niveles más elevados una vez que los pacientes se operan.

Es por eso que Tan y su equipo querían ver si inyectar una combinación de estas tres hormonas a pacientes obesos los haría perder peso. Y los resultados fueron positivos.

"Fue la culminación de más de siete años de trabajo, y hemos sido los primeros en demostrar que se pueden administrar tres hormonas intestinales e imitar los cambios hormonales observados después de la cirugía bariátrica", dice Tan, diabetóloga y endocrinóloga. Su objetivo era encontrar una vía menos invasiva que la cirugía, ya que esta puede causar complicaciones, como dolor abdominal, náuseas crónicas, vómitos y niveles muy bajos de azúcar en la sangre que pueden ser peligrosos.

Junto a su equipo, la doctora estudió a 26 personas con obesidad (IMC sobre 30), quienes fueron separadas en dos grupos: 15 recibieron la inyección hormonal durante un mes, mientras que las otras 11 fueron inyectadas con un placebo de solución salina. Ambos grupos asistieron a charlas con nutricionistas sobre alimentación sana.

Un mes después, los integrantes del primer grupo habían perdido casi 10 libras y mejorado sus índices de glucosa a niveles casi normales. Esto, en comparación con el segundo, que solo perdió 5.5 libras.

Según Catalina Heusser, nutrióloga del Centro de Tratamiento de la Obesidad de la Red de Salud UC Christus, el nuevo tratamiento es parecido a una inyección que ya existe en el mercado y que incorpora solo el péptido similar al glucagón tipo 1.

"Lo novedoso de esta nueva es la combinación de varias hormonas, al punto de imitar los niveles que se producen después de un bypass gástrico", comenta Heusser.

"Esto hace pensar que estamos ante un medicamento más completo, pero aún es necesario estudiar sus efectos a largo plazo, tanto en el peso, como en la glicemia", advierte la doctora.

Sobre cómo actúa la nueva mezcla de hormonas, Tan explica: "Ellas envían señales al cerebro que reducen el apetito después de comer, tal como lo harían después de la cirugía, ayudan al cuerpo a procesar los alimentos y mejoran la diabetes". 

Así, añade, los pacientes que reciben la inyección se sienten satisfechos más rápidamente cuando comen y, en general, tienen menos hambre.

"Debido a que comen menos de la energía que gastan, pierden peso", explica la investigadora, quien agrega que el nuevo tratamiento apunta a personas obesas con o sin diabetes.

En opinión de Heusser, aún es necesario comprobar que esto funciona en personas con obesidad mórbida, un grupo especialmente complejo de tratar.

Aunque Tan cree que "no hay razón para que no funcione", también advierte que es probable que estos pacientes necesiten más que solo la inyección.

La investigadora estima que el nuevo desarrollo podría estar disponible en los próximos cinco años. Mientras tanto, su grupo está preparando nuevos estudios en un mayor número de personas.

Funcionamiento

El nuevo tratamiento consiste en una bomba que inyecta lentamente la mezcla de hormonas debajo de la piel durante 12 horas. Después de la última comida del día, los pacientes son desconectados del sistema.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba