Loader
Salud femenina

"Una mujer no solo es senos o útero, es un ser humano que debe verse completo"

Una especialista en ginecología oncológica ofrece sus recomendaciones para las pacientes con cáncer

  • Por La Prensa Gráfica / GDA
  • 09 OCT. 2018 - 06:30 AM
Photo
No se debe perder de vista que el cáncer implica un impacto en varios aspectos de la vida de la mujer. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

El cáncer es la principal causa de muerte en todo el mundo, y entre los cánceres que causan mayor tipo de defunciones se encuentra el cáncer de mama, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En el mes de la prevención del cáncer de mama, vale la pena recordar la importancia del tratamiento integral de cáncer de mama. La especialista en ginecología oncológica del Hospital de la Mujer doctora Mónica Vanessa Heymann brinda algunos consejos:

Lo primero que debemos saber es que todo cáncer debería manejarse de forma integral. Es decir, en el caso del cáncer de mama, el manejo debe ser hecho tanto por el ginecólogo oncólogo, un especialista en salud mental, un psicólogo oncólogo, especialidad que ya existen en el país; y un nutriólogo. Estos serían los tres pilares fundamentales, pero no los únicos, en algunos casos pueden necesitar un algólogo, que es el especialista en el manejo del dolor.

No debemos perder de vista que el cáncer implica, para la paciente, un impacto en varios aspectos de su vida. Desde el impacto físico, por todo lo que puede implicar ir a una cirugía y el impacto psicológico-familiar.

A veces solo pensamos en operarla y darle quimioterapia, pero no pensamos que esa mujer es mamá, esposa, amiga, trabaja y hay que darle un soporte emocional para poder solventar todo lo que pasa. Y cuando uno habla de manejo integral de cáncer de mama, tiene que pensar en todos esos aspectos. 

Tenemos que ver a la mujer como un todo. Una mujer no solo es senos o útero, es un ser humano que debe verse completo.

Lo primero que quiere saber es si va a sobrevivir o si eso la va a llevar a la muerte, porque lastimosamente cuando nos dicen la palabra cáncer todos pensamos en muerte. Pero ahora, gracias a Dios, entre más temprano se diagnostica el cáncer de mama, más posibilidades se tiene de sobrevivir.

Recordemos que muchas de ellas son madres o no han tenido hijos. Incluso algunas se acaban de casar. Otras ya están mayores, pero tienen sus nietos y quieren convivir con ellos.

La segunda pregunta es: ¿qué les vamos a hacer? Si les vamos a quitar toda la mama, conservar la mama, radiación o quimioterapia. La mujer cuando conoce que tiene un cáncer, comienza a asimilar todos los cambios que habrá en su vida a raíz de esto. Todos los cambios que pueden implicar que ella no se verá igual o no podrá estar pendiente de sus hijos y su hogar.

Muchas veces la mujer no piensa en ella, al contrario, solo piensa en todo lo que va a cambiar en su entorno. Por eso, el soporte emocional es importante y a veces no sabemos qué tan importante es, porque el cáncer es una enfermedad que la sufre la paciente y las personas que la rodean.

Muchas veces las parejas se convierten en un gran pilar y apoyo para estas mujeres, pero lastimosamente hay un gran número de ellas que viven esto solas. Que sufren abandono, divorcios, pero más relacionado por la falta de información sobre la enfermedad.

Además, otro grupo que se ve afectado son los padres, pues hay mucha mujer joven que está siendo diagnosticada y en ellos sin duda tienen un impacto fuerte.

Es difícil para un padre consentir que va a perder a su hijo, porque es visto antinatural y es por ello que en los padres se constituye también en algo que debe ser manejado con soporte emocional.

A veces está un poco limitado, porque si bien es cierto que sí tenemos un área de psicología y psiquiatría, no hay mucho profesional en psiquiatría y psicología especializado en oncología. Son contados los profesionales de este ámbito especializados en esta rama.

En este punto el manejo integral es esencial. A mí me interesa la calidad de vida de mi paciente, para eso yo tengo que tener a mi paciente sin dolor, bien nutrido y estable emocionalmente. De nada me sirve a mí dar la mejor quimioterapia, si mi paciente está desnutrido y no va a soportar esa quimioterapia. Si mi paciente está mal y no quiere más tratamientos o no los va a seguir porque está emocionalmente inestable. De nada me sirve dar muchos tratamientos, si el dolor hace su vida miserable.

Por eso es necesario apoyarse. Si bien, es cierto que yo diagnostico cáncer y opero cáncer, pero tengo que tener la ética y madurez para saber que mi paciente necesitará apoyo de otro especialista.

La comunicación es sumamente importante. A la paciente hay que explicarle con todos los pro y contra y darle la opción de tratamiento ideal. Sin embargo, no podemos obligar al paciente, por miedo o por mitos. Pero tengo la obligación como médico decirle qué sucederá.

Mucho se ha hablado respecto a cómo detectarlo. Una de las cosas en las que se hace énfasis en el autoexamen de la mama. Y sí, debe de hacérselo. Pero, aquellas mujeres arriba de 40 años, no se deben quedar solo con el autoexamen. Todas deben hacerse una mamografía, no una ultrasonografía, dado que ese se ha convertido en un gran error. La ultrasonografía no detecta lesiones tempranas de cáncer de mama, es solo un examen complementario a la mamografía. No olviden que es importante que se haga cada año.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba