Loader
El procedimiento está bajo investigación

Una nueva intervención no invasiva permite bajar de peso a pacientes obesos

La embolización bariátrica consiste en introducir unas esferas de plástico microscópicas en las arterias del estómago por medio de un catéter, para reducir la producción de grelina, hormona que estimula el apetito

  • Por El Mercurio / GDA
  • 03 ABR. 2019 - 1:00 PM
Photo
Aunque se desconocen los efectos a largo plazo, la técnica parece ser promisoria para ocasionar pérdida de peso por la reducción de apetito. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Las cirugías bariátricas, como el bypass gástrico, son los procedimientos quirúrgicos más usados para tratar la obesidad mórbida. Sin embargo, una nueva opción menos invasiva acaba de ser probada con éxito en Estados Unidos por expertos de la Universidad Johns Hopkins.

Se trata de la embolización bariátrica. La técnica, desarrollada en Estados Unidos, consiste en introducir unas esferas microscópicas (más pequeñas que un grano de arena), de plástico en las arterias del estómago por medio de un catéter. Este se inserta en el cuerpo a través de la ingle o de la muñeca.

El bloqueo de las arterias con las perlas produce una reducción del flujo sanguíneo, lo cual detiene la producción de grelina, hormona que estimula el apetito, y esto a su vez impulsa la pérdida de peso.

Para el nuevo estudio, los investigadores practicaron este procedimiento a 20 mujeres con obesidad grave, quienes fueron seguidas durante un año. El trabajo arrojó que las pacientes perdieron el 8% de su peso al mes, 12% a los tres meses y 13% al año. Esto fue equivalente a 15 libras, aproximadamente.

"Demostramos que este procedimiento es bien tolerado, conduce a la pérdida de peso y reduce el apetito hasta por un año", comentó el profesor Clifford Weiss, académico de la Escuela de Medicina de la Johns Hopkins, quien condujo el trabajo. Sus resultados fueron publicados ayer en la revista Radiology.

El médico asegura que se han reportado al menos 100 de estas intervenciones en Estados Unidos, todas realizadas con éxito, pero solo bajo investigación.

Según explica, los doctores deben seguir realizando estudios para definir qué personas son candidatas al proceso.

"Posiblemente serán quienes no tienen un índice de masa corporal suficientemente alto como para calificar para la cirugía bariátrica, pero para quienes la dieta y el ejercicio no han sido efectivos", dice.

Para Camilo Boza, jefe del Centro de Nutrición y Bariátrica de Clínica Las Condes, perder el 10% del peso aún es posible con los medicamentos actuales, así como con dieta.

"En cambio, pinchar una arteria es un procedimiento complejo. Sin embargo, de acuerdo con los resultados del trabajo, es probable que pueda tener efectos hormonales mejores a los que producen otros procedimientos disponibles, por lo que puede ser promisorio".

Rodrigo Muñoz, cirujano del Centro de Tratamiento de la Obesidad de la Red de Salud UC Christus, opina que se trata de una "opción interesante" que se debe mirar con cautela.

"Desconocemos cuáles serían los efectos a largo plazo. No sabemos si un paciente puede sufrir efectos a los dos años que se puedan atribuir a ese procedimiento Eso hay que estudiarlo".

Metabolismo

En el estudio, los investigadores también vieron signos alentadores de cambios metabólicos en los pacientes, como disminución del colesterol total y aumento del "colesterol bueno".

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba