Loader
Tiempo es cerebro

Una nueva oportunidad de vida luego de un derrame cerebral

Conoce la historia de Carlos Ortiz Ortiz, un joven de 22 años, quien luego de sufrir un stroke, hace poco más de dos meses, comparte la importancia de reconocer las señales de alarma para atenderlo a tiempo

Photo
Carlos Ortiz Ortiz, con el doctor Ulises Nobo, a la izquierda; y el doctor Juan Ramos, a la derecha. (juan.martinez@gfrmedia.com)
  • Compartir esta nota:

El destino tiene una forma muy particular de hablarnos. A veces nos susurra tan despacito al oído que apenas nos damos cuenta de su mensaje. En otras ocasiones, es contundente y, de golpe y porrazo, pone ante nosotros todas las piezas del rompecabezas de nuestra vida. Y es, entonces, que encontramos nuestro propósito.

El proceso es distinto para cada persona y, algunas, como Carlos Ortiz Ortiz, logran superar obstáculos que las ponen, literalmente, contra la vida y la muerte. Solo el destino, la fe y la confianza en un equipo médico de primera hacen posible que ocurra un milagro guiado por ángeles en la Tierra: una nueva oportunidad de vivir.

La noche en que cambió todo

A sus 22 años, Carlos, quien es el mayor de tres hermanos y estudiante de Administración de Empresas de la Universidad del Sagrado Corazón, se considera sano. Pero, hace apenas un mes y medio, sufrió un infarto cerebral.

Esa noche del 7 de agosto de 2018, como de costumbre, estaba jugando baloncesto y estaba listo para asistir una jugada, pero sintió que algo raro pasaba en su cuerpo.

“Entro normal y empiezo a jugar. Estoy en el lado de la defensa y me tocaba ayudar, pero, en el momento en que iba a hacerlo, sentí el cambio”, relata Carlos, al contar que dejó de sentir el tacto en una de sus manos, el habla se le enredó y uno de sus ojos estaba más bajito que el otro, “como durmiéndose” dice. Menciona que, a pesar de que se estaba dando cuenta de todo, él sabía que algo no andaba bien. Con sentido del humor añade que miró al dirigente del equipo porque “sabía que no había ayudado y me iba a dar un limazo”, añade entre risas. Pero, aunque no tenía idea de qué había pasado exactamente, estaba consciente de que había fallado y no se trataba solamente de su jugada.

Al momento, dos de sus compañeros de equipo se dan cuenta de que Carlos estaba mal y le piden al árbitro que detuviera el juego. Cuando se acerca el dirigente, observa que Carlos no se encontraba bien y pide que lo saquen del juego, para sentarlo y darle un poco de agua. Más tarde, a su padre, Carlos A. Ortiz, le explicarían que el agua se le caía a su hijo por el lado de la boca.

Pero, fue la observación atenta de detalles como este por parte de otro compañero de equipo que dio la voz de alerta, pues se imaginaba de qué se trataba: un stroke. ¿Cómo lo sabía? Su madre había sufrido uno y reconoció los signos en Carlos. Llamaron a una ambulancia y al padre de Carlos, que esa noche, a diferencia de otras tantas, no había asistido al juego, el recorrido le pareció interminable.

Llevaron a Carlos a un CDT cercano, donde la espera pareció igual de eterna.

“Estuvo mucho rato allí y no pasaba nada con él, hasta que  empecé a desesperarme y comencé a poner presión porque necesitaba que alguien me dijera lo que estaba pasando. ‘Él no está aquí porque se dobló un tobillo; él está aquí porque tiene unos síntomas que son extraños y lo trajeron en una ambulancia. Si está en Emergencia es por algo’”, recuerda que argumentó en ese momento.

Luego de un examen, el médico le dijo que creía que Carlos estaba sufriendo un derrame cerebral. Era evidente que el joven necesitaba trasladarse urgentemente a un hospital con mayores capacidades para su tratamiento, pero el valioso tiempo seguía transcurriendo, mientras esperaban el ansiada alta y el traslado en ambulancia hacia HIMA San Pablo Caguas.

Sin embargo, algo curioso pasaba. Carlos no se veía del todo mal. De hecho, él mismo subió a la ambulancia; y puede ser que la falta de prioridad al evaluarlo inicialmente se debiera, precisamente, al factor de que sus síntomas no eran tan evidentes y hasta mejoraron durante las primeras horas luego de iniciado el evento. Como más adelante explica el doctor Ulises Nobo, neurólogo vascular del Centro Primario de Stroke https://himasanpablo.com/centro-primario-de-stroke/ del hospital HIMA, este fenómeno es común en pacientes jóvenes.

En la ambulancia, los paramédicos calmaron a Julie Ortiz Pérez, mamá de Carlos; y le aseguraban que iban a llegar a tiempo al hospital… “A nosotros nos miden, tenemos unas métricas y tenemos que llegar en tres horas o menos”, recuerda que le dijeron. Mientras iba en el asiento delantero de la ambulancia, escuchaba que el paramédico le hacía preguntas a Carlos para evaluar su nivel de alerta.

“Quiero resaltar que nosotros no tenemos ninguna experiencia de stroke”, dice Julie, mientras añade que cuando vio a su hijo lo encontró bien, dentro de las circunstancias, “e incluso le dije a Carlos (su esposo) ‘si esto se va a tardar tanto y no nos van decir nada, yo creo que es mejor irnos y mañana regresamos’”, dice, aceptando algo de ignorancia en su comentario, quizás porque no había experimentado antes una situación de salud de esta índole.

Recuperar el tiempo perdido

Cuando llegaron al hospital pasaban las 10:00 de la noche, pero ya había un equipo de profesionales de la salud esperándoles para evaluar a Carlos en el Centro Primario de Stroke, una unidad superespecializada —única en la isla— que cuenta con el servicio de los dos únicos neurólogos vasculares del país, el doctor Nobo y el doctor Julio Rodríguez, así como dos de los neurólogos endovasculares, ejerciendo en la isla, uno de ellos el doctor Juan Ramos, quien intervino a Carlos.

Rápidamente le hicieron las pruebas de rigor al joven y, a pesar de que a simple vista hubiera parecido que los signos que presentaba se hubieran resuelto, los sets de imágenes iniciales que le realizaron, CT y CT con contraste, daban cuenta de que algo grave estaba ocurriendo y había que tomar acción inmediata. Incluso después de usar la terapia trombolítica, conocida como tPA (activador del plasminógeno tisular natural), utilizada para romper los coágulos y prescrita por el doctor Nobo, el cuadro clínico de Carlos no mejoró. En una videollamada, vio a Carlos y habló con sus padres para explicarles que su hijo necesitaba una trombectomía mecánica. Esta es una intervención quirúrgica para extraer el coágulo que se alojaba en una de sus arterias mediante el uso de un catéter succionador denominado Solitaire. La telemedicina disponible en el centro hizo posible agilizar el proceso, por lo que el doctor Ramos ya lo esperaba.

“Básicamente, por lo que habíamos hablado, yo ya había salido para el hospital porque estábamos dentro de la ventana de tratamiento y cuando es así, dentro de las primeras seis horas, y el caso amerita la terapia endovascular, yo no lo pienso dos veces, porque así perdemos menos tiempo”, recalca el doctor Ramos, quien añade que hay casos en los que se debe evaluar un poco más y esperar una segunda llamada. Por su lado, el doctor Nobo abunda en que las nuevas guías de manejo de pacientes con accidentes cerebrovasculares han tomado en cuenta los resultados de varios estudios, entre ellos el DAWN y el DEFUSE. Estos, explica el neurólogo vascular, mostraron el beneficio de la trombectomía mecánica para ciertos pacientes en períodos extendidos de hasta 16 a 24 horas.

El desenlace pudo haber sido fatal

¿Qué hubiera ocurrido si Carlos se hubiera ido para su casa o si, simplemente, hubiera tardado un poco más de las 6 a 24 horas de la ventana de tratamiento recomendada por las guías de la American Stroke Association? http://www.strokeassociation.org/STROKEORG/

“Hubiera tenido un derrame masivo del lado derecho”, responde categórico el doctor Nobo, quien agrega que aunque la gente joven tiene mucha más capacidad de recuperación, en el período inmediato, son los que peor se comportan en el sentido de que el cerebro no tiene mucho espacio para tolerar la inflamación porque está rodeado del cráneo. Por eso, los derrames masivos del lado derecho son mucho peores en la gente joven.

“En el caso de Carlos, los síntomas eran tan mínimos que, muchas veces, eso es lo peor que le puede pasar a un paciente, porque el médico lo interpreta como que no tiene nada y lo envía para la casa.

A lo que voy es que cuando las presentaciones son leves, muchas veces eso le juega en contra (a los pacientes), pero, como dice el doctor Ramos, en la medida en que, de un momento a otro, se le vira la boca o habla enredado, aunque no sea tan dramático, hay que buscar ayuda”, sostiene enfático el doctor Nobo, al indicar que esto pasa también con otras condiciones como las hemorragias subaracnoideas, las cuales pueden ocasionar dolores de cabeza leves que son ocasionados por una hemorragia en un área específica del cerebro.

Por su lado, el doctor Ramos señala que, en el caso de las personas mayores ocurre que salir al hospital es difícil, se acuestan a dormir y así se van perdiendo horas en las que el cerebro ya va infartando. Cuando se despiertan al día siguiente, ya tienen un déficit que es irreversible.

“Lo más importante es el tiempo, pues, tiempo es cerebro y con cada segundo que pasa (el cerebro) muere. Por eso es que tratamos de hacer todo lo más rápido posible”, enfatiza Ramos.

Un reto identificar casos en jóvenes

Aunque los médicos aclaran que el caso de Carlos rompe todas las normas, porque además de no haber presentado ni el perfil de riesgo ni los síntomas que se pueden esperar en un paciente con un derrame cerebral, en todos los estudios que le hicieron en el hospital tampoco encontraron una causa clara que pudiera justificarlo.

Sin embargo, en términos generales, el aumento de derrames en la población joven (de 45 años o menos), está, en parte, relacionado con algunos de los factores de riesgo modificables, como: hipertensión, diabetes, fumar, usar drogas, obesidad, sedentarismo y colesterol elevado.

“Mucha gente joven, de menos de 45 años, sí tienen factores de riesgo. Lo que pasa es que, justamente, por la edad, lo  minimizan o directamente no saben que los tienen. Definitivamente, todo paciente que venga con menos de 45 años con un derrame significa un desafío en su manejo, sobre todo porque es ahí, cuando no existe ningún factor de riesgo, que uno tiene que empezar a buscar cosas mucho más raras, lo cual uno no lo hace habitualmente en gente más grande”, resalta el doctor Nobo. Añade que en este tipo de casos, además de los múltiples laboratorios y pruebas que se hacen, se realizan estudios cardíacos y arteriográficos mucho más profundos.

“Este tipo de paciente entra en una categoría en la que la investigación suele ser bastante más agresiva y más extensa porque, obviamente, estamos buscando otro tipo de problemática”, indica el neurólogo vascular.

Lecciones aprendidas

El doctor Nobo y el doctor Ramos concuerdan en que aunque el evento vascular aparente ser el mismo, cada paciente tiene una serie de características que lo hacen único.

“Es un aprendizaje para cada uno de nosotros, no importa cuántos (casos) hagamos. No hay un paciente igual al otro y eso es lo que hace tan lindo lo que hacemos”, explica Nobo, mientras el doctor Ramos asiente.

Por su parte, Carlos ve todo de otra manera y ha aprendido a valorar más la vida y la salud.

“Yo vivía feliz y, de momento, pasó algo y estuve luchando por mi vida. Aprendí muchas cosas: el balance y a dar gracias a Dios, que es grande por estos tremendos doctores que me puso en el camino. Ha sido una experiencia única, la cual voy a seguir repartiendo por ahí”, recalca firmemente, mientras señala que espera por el visto bueno de los médicos para comenzar a jugar baloncesto nuevamente.

Por su parte, Carlos padre y Julie aprendieron no solo sobre la fragilidad de la vida, sino también que Dios tiene un plan con las personas. Su hijo lo encontró al vivir esta experiencia.

“Yo siempre mencioné, cuando salimos del hospital, que el propósito de Carlos era comunicar y ayudar a llevar un mensaje de prevención y, sobre todo, (en lo que significa) aprender a identificar los síntomas del stroke”, agrega, haciendo referencia al acrónimo FAST (Face, Arms, Speed, Time), una simple prueba que todos podemos realizar para reconocer y responder a los signos y los síntomas de un accidente cerebrovascular.

“En el año 2018 reconocer un stroke debería ser algo de conocimiento común y por eso es tan importante el FAST”, argumenta el doctor Ramos.

 “Si en una cara se ve asimetría porque no puede levantar un ojo, si (la persona) está hablando enredado o no habla bien, o si no puede subir un brazo o una pierna, algo está pasando y hay que ir a evaluación rápido”, señala, al mencionar que esta herramienta está diseñada, precisamente, para educarse. Aunque no es una prueba infalible, “con el FAST, una persona promedio puede identificar entre el 75 y el 80% de los strokes”, finaliza diciendo.

¿Qué es un “stroke”?

De acuerdo con la National Stroke Association, http://www.stroke.org/ un stroke, o un ataque cerebrovascular, ocurre cuando se bloquea el flujo de la sangre en las arterias que nutren el cerebro, o cuando ocurre un sangrado en el cerebro mismo o en las membranas que lo rodean.

“Básicamente, es un daño a una parte del cerebro”, define el doctor Ulises Nobo, para agregar que, para calificar como stroke", la causa de ese daño tiene que ser un problema vascular.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año 15 millones de personas en el mundo tienen un infarto. De estas, 5 millones quedan incapacitadas permanentemente. La hipertensión ocasiona unos 12.7 millones de ataques cerebrovasculares al año. Los derrames cerebrales son la segunda causa de muerte a nivel mundial.

En Puerto Rico, las enfermedades cerebrovasculares ocupan la quinta posición de mortalidad y, en el año 2016, se reportó un aumento en la prevalencia de pacientes con derrames cerebrales entre las edades de 45 a 64 años en la isla. Además, los derrames cerebrales son más frecuentes en los hombres, aunque la incidencia en la mujer aumenta una vez alcanza la menopausia.

Dice el  doctor Nobo que en el Centro Primario de Stroke del Hospital HIMA San Pablo Caguas se atienden anualmente entre 800 y 850 casos. De estos, de 80 a 90 se les administra tPA (un medicamento para disolver coágulos que bloquean las arterias).

De otra parte, un estudio publicado por la revista JAMA Neurology https://jamanetwork.com/journals/jamaneurology expone que aunque la tasa de mortalidad por infarto cerebral ha disminuido durante las pasadas dos décadas, la mortalidad entre las personas menores de 45 años ha ido en aumento.

Sus síntomas incluyen:

  • Adormecimiento, entumecimiento, hormigueo o debilidad en una mitad de la cara, brazo o pierna (especialmente en un lado del cuerpo) de comienzo súbito.
  • Confusión, dificultad para hablar o entender el habla de otros de comienzo súbito.
  • Dificultad con la visión en uno o ambos ojos de comienzo súbito.
  • Súbita dificultad para caminar, mareo, pérdida del equilibrio o de la coordinación.
  • Súbito dolor de cabeza severo, sin causa conocida.

Factores de riesgo

Clásicamente, los factores de riesgo más comunes para los derrames son: la presión alta, la diabetes, fumar, el uso de drogas, la obesidad, el sedentarismo y el colesterol elevado. Sin embargo, detalla el neurólogo vascular, estos modificables, porque pueden intervenirse. Después, existen factores de riesgo que no tienen modificación, como, por ejemplo, la edad (el riesgo aumenta luego de los 55 años), la raza o que haya un historial familiar de derrames cerebrales.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba