Loader
Se relacionan los problemas de espalda y la concentración

Vela por un peso adecuado en los bultos de los niños

El cargar mochilas con sobrepeso afecta la postura, la cual es esencial para el desarrollo intelectual, atlético y neurológico, así como el desempeño y la concentración

Photo
Más allá de lo estético y de si está o no a la moda, el bulto escolar debe ser seleccionado basado en la edad y estatura del niño o la niña. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

A varios días de que comience el nuevo curso escolar, vale la pena preguntarse si el bulto o mochila que llevará tu hija o hijo es adecuado, pues de no ser así podría tener implicaciones negativas para su salud.

Más allá de lo estético y de si está o no a la moda, el bulto escolar debe ser seleccionado basado en la edad y estatura del niño o la niña. Así lo explica Oscar Otero, quien es quiropráctico con especialidad en pediatría, mujeres embarazadas, atletas, nutrición y ejercicios correctivos.

“Una cosa importante es reconocer que el bulto no puede ser más ancho que la espalda del niño. Deben medirle los hombros, como cuando le medimos una camisa. Tomas el bulto y lo pones en la parte posterior de la espalda. Si tiene el mismo ancho que la espalda de tu hijo, entonces ese va a ser el bulto correcto”, explica.

Asimismo, señala que las correas o bandas que pasan por los hombros tienen que ser acolchonadas para que no cause tensión ni presión en los hombros, así como en la parte posterior para que proteja la columna vertebral del peso que se lleva en el bulto. El que la mochila tenga una correa en el área lumbar también resulta beneficioso.

Sin embargo, Hernández comenta que no basta con que se haya encontrado la mochila o bulto con las características idóneas si los padres no les enseñan a sus hijos cómo utilizarlos correctamente. Lo primero que hay que observar es el peso con el que deben cargar en la espalda. De acuerdo con el especialista, la regla de oro es que no puede excederse del 10 al 15% del peso del niño. “Por ejemplo, si el niño pesa 100 libras, no debe cargar más de 15 libras en la espalda”, acota.

Entre los malos hábitos que pueden afectar la postura natural de la columna vertebral -aquella que permite girarte y doblarte, además de mantener tu cuerpo erguido- es colocarse la mochila de un solo lado. El no utilizar las dos correas en los hombros puede desarrollar además otras lesiones.

En cuanto al acomodo de los libros en la mochila, el quiropráctico recomienda colocar primero el libro más grueso o más grande, que sea este el que vaya pegado hacia la espalda, y el resto ubicarlos de mayor a menor. Además, el que la mochila o bulto tenga varios bolsillos ayuda a distribuir mejor el peso.

“Si tu hijo o hija no usa mochila, sino bultos con ruedas, la recomendación es la misma porque si ponemos de 30 a 40 libras en el bulto, como quiera tiene que halarlo. Normalmente, lo halamos de un solo lado, y va a ocasionar lo mismo; un desbalance muscular al esforzar un lado más que el otro”, señala Otero a la vez que resalta que al cargarlo para subir escaleras o levantarlos puede provocar una lesión tanto en el estudiante como en cualquier miembro de su familia que haga esta práctica a diario. “No es que uno sea mejor que el otro. Lo importante es cómo distribuimos el peso correcto, ya sea mochila o bulto de ruedas”.

De igual modo, expresa que los bultos con ruedas no se deben halar, sino que se deben empujar hacia el frente. 

Se relacionan los problemas de espalda y la concentración
De acuerdo con el quiropráctico, el 70% de los niños está teniendo algún problema de espalda, asociado a tres cosas: por bultos pesados utilizados incorrectamente en la espalda, malas posturas al sentarse en los pupitres por varias horas y la alimentación.

“Se crea además ese efecto de mala postura, por estar mucho tiempo sentado, y una mala alimentación, pues lamentablemente las escuelas no están ofreciendo una alimentación balanceada”, manifiesta el especialista, quien asegura que, a corto o largo plazo, una mala postura puede crear una mala concentración, espasmos en las cervicales y lumbares, dolor de cabeza, sensaciones de hormigueo en las manos, adormecimiento y, de no corregirse a tiempo, puede crear desgaste y problemas en los discos, entre otros.

Cabe destacar que la columna vertebral también protege a la médula espinal, un gran haz de nervios que transmite información entre el cerebro y el resto del cuerpo. Al perder la curvatura del cuello y el niño o la niña encorvarse hacia el frente, tiene como consecuencia que su respiración se limita y se afecta la oxigenación de la cabeza y la circulación.

De igual forma, una mala postura puede desarrollar escoliosis, una curvatura lateral de la columna vertebral que ocurre con mayor frecuencia durante el período de crecimiento anterior a la pubertad. Según Otero, una curvatura mayor en el centro de la columna vertebral reduce el espacio dentro del pecho, lo que dificulta el funcionamiento correcto de los pulmones y el corazón por la relación que tiene la columna y los nervios hacia esos órganos localizados en el área.

“Como parte del tratamiento, se ofrecen ejercicios, cuidado quiropráctico y se le diseñan unos “braces” (soportes) para evitar que aumente la curvatura en la columna vertebral. Que esos 15 grados de curvatura que tiene, se quede en 15 o menos. Si sobrepasa de 30 o 40 grados, habría que operar la espalda. El problema de la operación es que tampoco la va a enderezar, sino que se ponen varillas y tornillos para evitar que esa escoliosis siga creando presión al cordón, el nervio o los órganos”, explica Otero.

Evaluación preventiva
Algunos niños experimentan dolores o síntomas a temprana edad y otros lo van a experimentar en la adultez, por lo que Otero sugiere no esperar a que los niños tengan dolor y llevarlos preventivamente a que evalúen cómo está su columna vertebral.

“Si se les evalúa de manera preventiva y le enseñamos cómo cuidar su columna es como llevarlo al dentista a hacerle su limpieza y ver que no tenga caries. En la quiropráctica nos especializamos en evaluar esa columna, cómo se encuentra y cómo esa columna te va a ayudar a prevenir condiciones y enfermedades”, indica el quiropráctico, quien revela que estudios señalan que niños con postura saludable son mejores estudiantes, se concentran mejor y aquellos quienes son atletas tienen mejor desempeño y desarrollo. Destaca cómo la postura es esencial para el desarrollo intelectual, atlético y neurológico, así como el desempeño y la concentración.

“Tantos niños que son diagnosticados con déficit de atención y a lo mejor no necesariamente es eso. Tal vez pudieran tener un problema de postura, que no se pueden concentrar. Hemos tenido casos así en la oficina. Tenemos que evaluar cómo es tu niño, qué hace, qué no hace, qué come, qué no come, cuál es su postura”, detalla.

En una evaluación inicial preventiva se hacen radiografías si son necesarias, estudios ortopédicos, neurológicos y de postura.

¿Es seguro el ajuste quiropráctico en los niños?
“El ajuste quiropráctico es bien seguro cuando hay una evaluación inicial completa. Hay quienes dicen que no ajusten a los niños porque les puede hacer daño, por el cuello. Cabe destacar que el ajuste de un niño no es igual al de un adulto. Para que el ajuste sea seguro, lo más importante es la evaluación inicial quiropráctica. Vemos si es un niño que se puede ajustar o referir; eso es lo que lo hace seguro. Al identificar cómo se puede ayudar, ahí comienzan los ajustes quiroprácticos, lo que es corregir las desviaciones o subluxaciones vertebrales. Los ajustes al principio puede que sean por unos meses, lo que llaman correctivos, en los que se puede corregir la columna. Ya luego que esté corregida, se le da mantenimiento preventivo para darle continuidad para que la columna siga de esa forma”, concluye Otero.

Recomendaciones al usar una mochila

  • No puede ser más ancho que la espalda.
  • Tiene que cubrir desde los hombros hasta el área lumbar.
  • Las correas que van por los hombros así como la parte posterior deben ser acolchonadas.
  • Al ajustarlo, vela que el bulto no esté hacia abajo, sino pegado a la espalda. Que se sienta ajustado, pero sin presión.
  • Al levantarla, hay que doblarse usando las rodillas. Tómala con las dos manos y súbela a alguna mesa. Acomoda los dos straps y póntela.
  • Coloca los libros desde el más grueso o más grande -pegados a la espalda- hasta los más livianos y pequeños.
  • Bultos de ruedas: no halarlo de espaldas, sino empujarlos para evitar que se lastimen los brazos y hombros.

Algunos beneficios de una columna vertebral saludable

  • Soporte estructural de los órganos
  • Protege la médula ósea
  • Une los músculos de la espalda y a las costillas
  • Absorbe el impacto al caminar, correr, bailar y saltar
  • Previene enfermedades
  • Compartir esta nota:
Volver Arriba